Desde un doceavo piso se lanzó para intentar salvar su teléfono, el joven se hizo añicos, como su celular. ¿Cuál sería el motivo real?

Desde un doceavo piso se lanzó para intentar salvar su teléfono
Desde un doceavo piso se lanzó para intentar salvar su teléfono, el joven se hizo añicos, como su celular. ¿Cuál sería el motivo real? FOTO: WEB
- en Carrusel, LBPNoticias

¿Cuál sería el motivo real por el que un adolescente de 16 años decidió lanzarse desde un doceavo piso para ir tras su celular? El día de los hechos Ismail Ababey se encontraba solo en su domicilio ubicado en el barrio de Gokevler, en la ciudad turca de Estambul. El joven estaba mandando mensajes a sus compañeros desde la ventana de su terraza, más de pronto su móvil resbaló de sus manos. Ismail intentó alargar el brazo, sintió que podía recuperarlo si se lanzaba tras el celular. La caída lo hizo fallecer sin ningún remedio. 

Tras la noticia los medios de comunicación criticaron el apego que tienen los jóvenes con sus móviles, criticaron la forma como se vuelven presas de las redes sociales y su manera de estar todo el tiempo con el celular mandando mensajes. Los medios de comunicación dijeron que el joven era un enajenado del teléfono móvil y que al ver caer su celular se le olvidó que podía morir.

 Ismail Ababey era un joven estudioso, era un buen muchacho. Uno de los familiares del joven dijo que tenía pocas semanas que sus padres le habían comprado el teléfono. Dijo además que Ismail Ababey sabía que el regalo era demasiado especial. Ismael no era un enajenado. A la hora de ver caer el celular, lo que quizá pasó por su mente fue que se destruiría. Sabía que su progenitor lo iba a regañar con dureza y estaba consciente que su madre se decepcionaría por no cuidar el regalo que a base de ahorros le habían comprado. 

La policía dijo que la caída del joven quedó registrada en una cámara. En las imágenes se ve el rostro desesperado de Ismail Ababey.  El familiar del joven finalizó su relato diciendo que, es importante decirles a los hijos que nada, pero nada, es más importante que su integridad física y su vida.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.