Asesinan a José Melquiades Vázquez Lucas; y decían que en Veracruz hay seguridad

Melquiades
José Melquiades Vázquez Lucas FOTO: WEB
- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz / Veracruz fue uno de los primeros estados que firmó el Acuerdo Nacional por la Democracia, un acuerdo que busca que las elecciones del 2021 sean las más limpias, las más honestas. Sin embargo, de qué sirve firmar un acuerdo si en Veracruz siguen matando a quienes aspiran a un puesto de elección popular. Este clima de violencia ya se venía gestando desde las acciones del propio gobierno que quería someter a los alcaldes a su voluntad. El responsable de ese clima de amenazas y violencia es Éric Patrocinio Cisneros, conocido en el bajo mundo como el Bola 8. Los dirigentes estatales de los partidos de oposición señalaron a Patrocinio Cisneros de crear un ambiente tóxico, donde ya cualquiera que no estuviera alineado con la Secretaría de Gobierno, podría sufrir embates, ya sea del crimen organizado o de las dependencias del mismo gobierno, como la Fiscalía General del Estado. Esta vez asesinaron en Mariano Escobedo, Veracruz a José Melquiades Vázquez Lucas, quien estaba esperando el inicio de las campañas para presentarse como el candidato del PRI a la alcaldía de La Perla. Lo asesinaron justo cuando Rosa Icela Rodríguez Velázquez, secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) exigió a Cuitláhuac García que brindara protección a los aspirantes y candidatos a cargo públicos que se sintieran amenazados. Claro, el gobernador había dicho semanas antes que en Veracruz la violencia está controlada. Pues no hay como una rebanada de realidad para taparle la boca a cualquier hocicón.

Rosario Robles, peladito y en la boca. Se declararía culpable si sólo la multan por 5 mil pesos. De lo millones de la Estafa Maestra ni hablar

El periódico Reforma filtró un audio en el que se escucha a la exsecretaria de Sedesol y Sedatu en el gobierno de Enrique Peña Nieto pidiendo clemencia y un trato semejante al que se le otorga a Emilio Lozoya y Emilio Zebadua, quienes, convertidos en “sapos”, están en arresto domiciliario. La señora Robles dice que ya no aguanta un día más en el penal de Santa Martha Acatitla, y por lo mismo pide un trato igualitario. Por ello, Rosario Robles está dispuesta a cooperar, de tal modo que se declararía culpable de los cargos que le imputan, si la Fiscalía General de la República le ofrece una sentencia de 6 años de prisión, de los que ya lleva año y medio, y una multa de 5 mil pesos. ¡¿Y su nieve de limón?! Rosario Robles no está dispuesta a resarcir el daño que le hiciera a la Hacienda Pública. La FGR exige que la Robles pague los 5 mil 500 millones de pesos, daño causado por el desvío de recursos a empresas fantasma, vía otras instituciones educativas. Pero además, la FGR pide que se le impongan 21 años de prisión. Claro, Rosario sólo quiere pagar 5 mil pesos y gozar, dentro de unos cuantos años, del dinero robado.

López Obrador insiste en empuercarse en el caso Salgado Macedonio; ahora dice que NYT calumnia

Tal vez el presidente sabe que hasta el momento defender a Félix Salgado Macedonio no ha significado una baja en su popularidad. Es por ello que, contra viento y marea, el presidente insiste en empuercarse en el caso Félix Salgado Macedonio, un sujeto acusado formalmente ante las instancias judiciales, de violación. Para López Obrador los que deben resolver si hay una acusación son los guerrerenses. ¿Entonces las instancias judiciales para qué sirven? López Obrador no cree que su amigo sea capaz de violentar a una mujer; ya ha dicho claramente que el no cree en esas acusaciones. Por ello, cuando la noticia sobre las denuncias de violación las trata un medio como The New York Times, el presidente respinga y se va contra los medios. “No investigan, calumnian”, dice el presidente. Realmente lo que el NYT recalcó fue lo siguiente: “El respaldo del presidente a Salgado está creando importantes grietas dentro del partido gobernante, lo que supone un potencial desafío para la popularidad de López Obrador y la prometida transformación de la sociedad mexicana”. Esas grietas son evidentes, pues la opinión del presidente está por encima de la opinión de las mujeres de Morena, que se oponen a que Salgado Macedonio se presente en la encuesta para decidir al candidato de Morena a la gubernatura de Guerrero. Algo le ha de deber López Obrador a Salgado Macedonio, como para que éste se bata con el en el mismo chiquero sin importar las consecuencias.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.