La 4T avanza: apagones, desabasto, militarización y censura

4T
Manuel Bartlett y Andrés Manuel López Obrador FOTO: WEB
- en Opinión

Francisco Vargas / En apenas dos años de lo que va del gobierno de López Obrador se han registrado 3 grandes apagones en el país, el primero se registró en Baja California Sur a mediados del 2019, dejando sin luz a casi la mitad de los municipios de todo el estado, el segundo en diciembre del año pasado, el cual afectó a más de 9 estados dejando sin electricidad a 10 millones de mexicanos y este último hace unos cuantos días, específicamente en el norte del país, donde más de 5.9 millones de personas de 6 estados diferentes reportaron cortes de luz. Al inicio la CFE se justificó argumentando fallas técnicas y accidentes fuera de sus facultades y jurisdicción como la quema de pastizales en Tamaulipas (hecho sin pruebas que el gobierno de ese estado denunció).

Sin embargo en este último apagón ya no hubo forma de ocultar lo que era evidente; la falta de producción de gas natural para producir electricidad ocasionada principalmente por la ineptitud de los altos funcionarios al frente de la Comisión Federal de Electricidad, comenzando por su corrupto director Manuel Bartlett, el cual lleva décadas viviendo del erario público y saltando de una secretaría a otra. Cabe mencionar que como ya es costumbre, durante el año 2019, después del primer apagón en Baja California Sur, López Obrador prometió al menos 4 veces que ese tipo de sucesos no se volverían a repetir, garantizando suministro de electricidad en todo el país, hecho que no solo no ocurrió sino que emporó afectando a más mexicanos en el 2020 y 2021. Este hecho se deriva del cese parcial de exportación de gas natural por parte del estado norteamericano de Texas al exterior, del cual depende en gran medida la producción de electricidad a nivel nacional y que también hizo que todos descubriéramos la falsa autosuficiencia de gas natural en la CFE.

En nuestro país no existe un precedente cercano que se compare con los apagones masivos que ha habido en estos últimos meses, lo que habla de un pésimo control dentro de las instituciones que se encargan de hacer llegar electricidad a todos los hogares del país.

Si en las campañas electorales del 2018, se hubiera promovido una historia como esta, (que el gobierno de López Obrador dejaría a medio país sin luz) hubieran tachado de exagerada e incluso absurda la afirmación, al igual si se hubiera dicho que dejaría sin gasolina a todos los mexicanos por semanas enteras así como sin medicinas ni tratamientos para mexicanos diagnosticados con cáncer, que crearía una Guardia Nacional que depende directamente de las órdenes del Presidente, que iba haber casi un 20% de aumento al presupuesto del Ejercito, otorgándoles tareas que no les corresponden y así militarizar al país, o que el partido en el poder crearía una autoritaria propuesta para regular el internet y las redes sociales y así evitar que critiquen al Presidente, la mayoría y sobre todo los fanáticos seguidores de López Obrador, los cuales muchos aún lo siguen, tacharían de absurdas y fantasiosas estas ideas que ahora son una cruel realidad para nuestro país.

Ojalá que las demás afirmaciones que también se divulgaron en 2018, como el desabasto ya no de gasolinas o medicamentos, sino de comida no se cumplan, sobre todo si se logra consolidar el contrapeso político y legal que necesita el país estas próximas elecciones.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.