Isabel Inés Romero Cruz, presidenta del TSJ, la empleadita del gobernador; “el gobernador nos ha instruido”

Isabel Inés Romero Cruz
Isabel Inés Romero Cruz, presidenta del TSJ, la empleadita del gobernador; “el gobernador nos ha instruido” FOTO: WEB
- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz / ¿Cómo es posible que un tipo sin juicio pueda “instruir” a una magistrada del Poder Judicial? Instruir significa adoctrinar, adiestrar (a los perros se les adiestra). Pero también, cuando alguien da una instrucción, es una orden que se debe de acatar. La magistrada Isabel Romero Cruz, presidenta del TSJ, acaba de dar una muestra clara de que en Veracruz no hay división de poderes. La señora magistrada, sin el menor recato declaró:  

Estamos poniéndole mucha atención, sobre todo porque el señor Gobernador nos ha instruido para efecto de estar trabajando con ellos y nos están respondiendo, (…) se estaba dando una situación difícil, estaban sueltos, hacían lo que querían, pero en la actualidad están vigilados por el Consejo de la Judicatura”. Pobre señora, estar atenta al trabajo de los jueces no requiere de ninguna instrucción del gobernador, es parte de su trabajo como presidenta del TSJ.  

Pero la señora sabe que, así como quitaron a la anterior magistrada, así la podrán sacar a ella si se sale del huacal como la magistrada Sofía Martínez Huerta. Por ello, porque reconoce su ilegitimidad, es que la señora Isabel Inés Romero responde, como una empleadita, a las instrucciones del gobernador. 

Los gobiernos estatales ya podrán aplicar vacunas a los ciudadanos. ¿Qué dijo el gobernador sobre el tema? Como siempre la estulticia lo viste 

¿Esperaba usted una respuesta positiva del gobernador de Veracruz ante la posibilidad de que los estados puedan vacunar a sus ciudadanos? ¿Esperaba usted que el gobernador dijera que ya se está creando un fideicomiso, una comisión especial para la compra de vacunas? Con Cuitláhuac García sólo se esperan reacciones viscerales, muy de esos sujetos acomplejados que alcanzan el poder. No, no habrá una comisión para la compra de vacunas para los veracruzanos.  

Antes bien, el gobernador, en el primer día del anuncio de que ya se permite adquirir la vacuna, se fue contra quienes abren la posibilidad de conseguirla para sus gobernados. “Que no mientan si no tienen factura con las farmacéuticas, es demagogia”, vocifera el gobernador como un perro al que le han pateado el portón de su patio. No entiende el Cuitláhuac García que el gobierno federal ya se dio cuenta de que ellos solos no van a poder con la vacunación; ni siquiera pudieron vacunar a los del Sector Salud.  

Mal le irá a los veracruzanos con un gobernador tan estulto, un gobernador tonto y necio que en lugar de ver por el bien de los veracruzanos, sigue echando porras a un plan de vacunación que fracasó desde su inicio y lanza mordidas a aquellos alcaldes, gobernadores o empresarios que buscan conseguir la vacuna para los ciudadanos. 

Los que lucran con tanques de oxígeno, lucran con el dolor y la desesperación de los familiares que tienen un enfermo de Covid 

¡Es inhumano! Ahora que la pandemia se ha vuelto a recrudecer, la urgencia de las medicinas, hospitales, médicos y tanques de oxígeno se vuelve a desatar. Lo más grave es que algunas personas, en lugar de condolerse y volverse empáticos, han acaparado tanques de oxígeno para poder lucrar con ellos. En el mes de junio se dio el caso de una persona que requería con urgencia oxígeno. No había manera de comprar un tanque, la única posibilidad que existía era alquilar un tanque de oxígeno. Esta persona buscó en redes sociales y encontró un tanque disponible. El dueño del tanque pedía 7 mil 500 pesos por el alquiler de 5 días.  

No había manera de negociar ante semejante emergencia. El tipo, se puede inferir, estuvo ganando 2 mil 500 pesos diarios por la renta de su tanque de oxígeno en plena pandemia. En estos momentos, a principios de enero de 2021, la situación se vuelve a repetir y estos sujetos inhumanos siguen lucrando con el dolor y la desesperación de los familiares que tienen un paciente enfermo de Covid 

Por ello, no está fuera de lugar la iniciativa de la diputada Esperanza Villalobos de sancionar a esos que lucran con los tanques de oxígeno; incluso darles cárcel por inhumanos. Hasta 7 años de cárcel se proponen en la iniciativa y de 75 a 200 salarios mínimos para estos mercenarios. 

Armando Ortiz Twitter: @aortiz52 @lbajopalabra 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.