“Tengo una vida y lo que me quede quiero disfrutar y vivir bien”, dice médico argentino de 64 años. Renuncia por la falta de consciencia de las personas en torno al covid-19

covid-19

Imagine usted que es un doctor de la línea covid y que todos los días debe pararse temprano y debe ponerse un traje de protección que no le gusta y que aparte le provoca un calor extremo. Quizás por su deber y el juramento que hizo de salvar vidas lo haga, pero también imagine que saliendo de su trabajo lo primero que vea es que los contagios por coronavirus han aumentado, que las muertes se han incrementado, que cuando agarra su celular lo primero que vea es que la policía canceló docenas de fiestas clandestinas.  

Eso mismo que hoy le cuento le pasa a miles de doctores en el mundo, pero ninguno dice nada. Sin embargo, para un médico en especial, todo lo antes mencionada le colmó la paciencia y como vio que nadie hacia caso y a muchos les valía madres la pandemia, Marcelo Lemus, médico argentino de 64 años, renuncio a su trabajo, pues vio que incluso gente que estaba estudiando medicina se organizaba para hacer fiestas clandestinas.  

Si la gente no toma consciencia propia, haga lo que haga el Gobierno, esto va a ser un caos. Mientras los chicos se sigan juntando a montones, en las playas fundamentalmente, está comprobado que son los que propagan el virus entre la gente. Los padres en esto tienen mucho que ver“, sentenció. Y si hoy o mañana a muchos doctores les entra este sentimiento, ¿qué haríamos? 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.