Sobrepoblación desmedida en México

Sobrepoblación
Sobrepoblación desmedida en México FOTO: WEB
- en Opinión

Francisco Vargas / Según cifras oficiales del INEGI, se estima que la población total de mexicanos en el primer trimestre del 2021 será de más de 128 millones de mexicanos, somos el país de habla hispana con más población del planeta, que tiene un crecimiento de 1.06% y una densidad de 66 personas por kilómetro cuadrado, en tan solo 10 años pasamos de ser 114 millones de mexicanos en 2010, a ser casi 130 millones en 2020, es decir, más de 13 millones de personas en un país que cada día se estanca más.

Esto es verdaderamente preocupante si nos comparamos con países de población similar a la nuestra como Japón con 126 millones de habitantes o Rusia con 145, naciones cuya economía, desarrollo social, tecnológico y de salud es muy superior al nuestro.

La sobrepoblación mundial y específicamente la de México, es un tema muy amplio y que abarca varias ramas sociales, económicas, familiares e incluso hasta culturales o ambientales, pero en este caso quiero enfocarme únicamente en lo social, la cual va enfocada en la perspectiva que le da el Estado mexicano a este serio problema y como es que el ciudadano promedio se ha ido adaptando a un flagelo que cada día deja sin mejores oportunidades a la gran mayoría.

En cualquier nación del mundo nacen más personas de las que mueren, la diferencia aquí es que tantas personas son las que han nacido en promedio y en que entorno van a crecer y desarrollarse, si es en un país como Noruega o un país como Venezuela o Nigeria. Países con poblaciones extremadamente grandes como por ejemplo China o Estados Unidos, son países que se han tomado muy enserio este tema y como es por muchos sabido, China mantiene su restricción de hijo único por familia como ley y Estados Unidos apoyos sociales por cada americano nacido en su territorio, desde luego estamos hablando de las dos potencias económicas más poderosas del mundo.

Sin embargo México, parece haber dejado de lado este tema para enfocarse en un sinfín de problemáticas que sin duda están dañando nuestro crecimiento desde hace varias décadas. Así mismo, me parece importante señalar que en las últimas legislaturas no ha existido ninguna iniciativa de ley para regular este tema en nuestro país, que como bien lo señalan las estadísticas crece de manera desmedida y sin control regulatorio, tampoco hay políticas públicas que verdaderamente penetren en lo más alejado de la población, allá en las zonas rurales, en los pequeños pueblos de no sólo Oaxaca o Chiapas, sino también en la misma capital del país o en el Estado de México, donde la pobreza parece ser sinónimo de reproducción, como si traer un hijo a este mundo fuera premiado en nuestro país. Obviamente todo esto consecuencia de embarazos no deseados que derivan de una poca o inexistente planificación familiar, la cual se ve reflejada en menos oportunidades laborales y de educación, inseguridad y delincuencia, migración y desde luego pobreza y desigualdad.

Es aquí donde nuestras autoridades de los tres niveles de gobierno deberían enfocarse, primordialmente para generar mayor bienestar, comenzando por armonizar el control de la población con el crecimiento y desarrollo que va teniendo el pueblo, la ciudad o el estado donde se desarrollan. No basta con que en el centro de salud donde se atiende la familia promuevan el uso de un preservativo, se necesita realmente penetrar en lo más profundo de la ley, para implementar normas que orienten y limiten a las familias que no pueden ofrecer una buena calidad de vida a otro ser humano, evitando así no solo abortos, los cuales muchas veces son innecesarios, sino también un mejor nivel económico a esa pareja que ya no puede alimentar y ni se diga educar a otro miembro de la familia.

Es decir, rescatar las mejores decisiones que se han tomado en otras naciones y han resultado beneficiosas para su sociedad, sólo así se pondría un alto a esa pobreza extrema que destruye familias y hogares, ya sea por la desesperación de no contar con las oportunidades necesarias para subsistir, o la distancia que afecta a las familias que viven lejos del padre o la madre que tuvo le necesidad de emigrar para brindar una mejor futuro a sus hijos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.