Donald Trump, vergüenza mundial

Trump
Toma del Capitolio de Estados Unidos de Norteamérica FOTO: WEB

Existe un dicho muy empleado que es citado por Cervantes: «En todas casas cuecen habas; y en la mía, a calderadas» (El Quijote II 13). Esto quiere decir que hay problemas o disgustos en todas partes y circunstancias. Esto lo decimos por el vergonzoso berrinche de Donald Trump, quien se ha venido negando a aceptar su derrota ante Joe Biden. Su postura y discurso beligerante ha ocasionado que una horda de fanáticos extremistas haya tomado el capitolio, símbolo del poder de la nación más poderosa del planeta. Esta acción demuestra la debilidad del establishment norteamericano ante el mundo.

La supuesta fortaleza de un añejo y anquiloso sistema democrático se ve muy mermada, pero no sólo eso, no olvidemos que este sistema, supuestamente democrático, está apuntalado por los hombres más ricos del país y, con estos hechos, sólo refleja la urgencia de un nuevo método de elección en el país vecino.

De algo podemos estar seguros, Donald Trump pasará a la historia como un presidente pendenciero que representa fielmente un sistema ventajoso que lucha contra los vientos democráticos de la sociedad norteamericana organizada. Ojalá y que los republicanos aprendan la lección y no vuelvan a poner a cualquier rufián pendenciero en la silla más alta del país norteño.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.