Después de las elecciones del 6 de junio la democratización del SNTE será prioridad presidencial

SNTE
- en Avenida Principal, Carrusel

Por qué poderosa razón Alfonso Cepeda se ha negado a democratizar al SNTE, acaso las señales que ha mandado el ejecutivo federal no han sido suficientes. Al parecer hasta el momento no hay acuse de recibo, por parte de la actual dirigencia del que fuera el sindicato más poderoso de América Latina. Y es que, ante la respuesta a una pregunta que un avezado reportero le hiciera al ejecutivo federal en una mañanera reciente, sobre la democratización del gigante magisterial, se desprenden varias cosas. Primero, el presidente piensa y cree que se están haciendo renovaciones sindicales en varios estados; eso no es cierto.  

Dos, el presidente señala que ya ha habido acercamiento con la CNTE y el SNTE, de eso ya hay constancia, además se sabe que el Movimiento Nacional por la Transformación Sindical que dirige el chiapaneco Ricardo Aguilar Gordillo, se ha metido hasta la cocina del congreso federal y del senado, para exigir elecciones libres con piso parejo para todos los participantes, eso también lo sabe el presidente. Lo cierto es que por el momento, en la agenda del ejecutivo federal, en primer lugar están las elecciones intermedias del 6 de junio, antes de estas, no habrá ningún intento por renovar el Comité actual, ni por parte de la Segob, ni por el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, mucho menos por la Secretaría del Trabajo que dirige la joven, Luisa María Alcalde 

Para el presidente López Obrador, es de vital importancia no perder la mayoría en el congreso federal, lo demás puede esperar. Todo ello lo sabe Alfonso Cepeda Salas, no obstante, la presión de los grupos disidentes, el nombramiento de la maestra Delfina Gómez, a quien le jugaron las contras en las elecciones para gobernador del Edomex y los mismos resultados de la elección que se avecina, son elementos que estarán en contra de la actual dirigencia del SNTE. Desafortunadamente el grupo cepedista, no ha sabido interpretar que el tiempo se les agota, y tampoco han sabido interpretar las señales presidenciales. Todo ello les puede costar muy caro en las próximas elecciones sindicales. 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.