Todo cambia: cómo evolucionaron algunos elementos de nuestra infancia gracias a internet

Internet
La llegada del mundo web y su masificación en el comienzo de este siglo ha traído grandes cambios en nuestra vida cotidiana y ya no es ninguna novedad FOTO: WEB
- en Carrusel, Nacionales

Ciudad de México. La llegada del mundo web y su masificación en el comienzo de este siglo ha traído grandes cambios en nuestra vida cotidiana y ya no es ninguna novedad. Ahora bien, siempre hay tiempo para sorprenderse y ver cómo algunas costumbres y elementos han ido mutando para adaptarse a este mundo online. En la siguiente nota, conocerás las actualizaciones de lo analógico para encontrar versiones sorprendentes y novedosas.

Todos sabemos que la llegada de internet ha modificado nuestras vidas por completo, dando giros de 180 grados en la mayoría de los casos y hasta obligarnos a aprender nuevas cosas de manera constante. En ese sentido, la generación de los millennials– aquellos nacidos entre 1981 y 1996- les ha tocado vivir el fuerte cambio entre los últimos estertores del mundo analógico y este mundo digital e hiperconectado en el que nos encontramos. De la videocasetera a Netflix, de los cassettes a Spotify, o de la televisión con cinco canales a un universo infinito en Youtube, todo se ha revolucionado demasiado rápido. En parte, por eso se conoce a los millennials como a la generación incomprendida, ya que crecieron imaginando un mundo que ha dejado de existir.

Ahora bien, ya nos hemos acostumbrado a que puedas reservar un pasaje de avión desde tu celular, conseguir una cita en una aplicación o hasta comprar tu próximo hogar desde el sillón de tu sala de estar. Sin embargo, hay muchas otras cuestiones que eran propias del mundo analógico y que han debido reinventarse para no quedar afuera de este ritmo vertiginoso. Por ejemplo, las llamadas telefónicas ahora son videollamadas por diferentes plataformas, las cartas son mails y los periódicos o revistas se convirtieron en portales que pueden ofrecer contenido multimedia junto al texto periodístico.

Otro ejemplo interesante a tener en cuenta es el de la invitación de cumpleaños, que pasó de ser una tarjeta con mensajes dulces y muchas veces escrita a mano, para convertirse en un video sofisticado que nada tiene que envidiarle a las piezas de los sitios profesionales. Así, muchas fiestas nacen de un mensaje de texto o un mail con el video realizado con herramientas online que ofrecen plantillas atractivas, una edición sencilla para cualquier tipo de usuario y la posibilidad de lograr transiciones y efectos complejos realizando apenas un puñado de clics.

Lo mismo podría pensarse con aquellas viejas cintas combinadas que se grababan para alguien especial. Horas y horas de escuchar la radio para hacerse con esos temas que a uno tanto le gustaban y emocionaban y deseaba dedicarle a esa persona especial. Ahora, en cuestión de minutos, puedes realizar una playlist en diferentes plataformas, obteniendo una calidad profesional, encontrar todo lo que buscabas y simplemente mandar un enlace. Además, evitas que los locutores de radio te interrumpan la canción…

Por último, también podemos hacer referencia a temas un poco más serios como la medicina, la cual ha evolucionado hacia métodos de consultas por videollamadas, ahorrando tiempo y agilizando los tiempos de diagnóstico para enfermedades o padecimientos leves sin necesidad de realizar viajes ni perder tiempo en salas de espera. Lo mismo sucede con los psicólogos y hasta incluso con los personal trainers: la pandemia de Covid -19 ha generado un boom de instrucciones aeróbicas y físicas para personas que se encontraban en su hogar.

Como habrás podido ver, las costumbres no están escritas en piedra y deben readaptarse al mismo ritmo que lo hace la sociedad a medida que las telecomunicaciones y las tecnologías avanzan. Si eres millennial, el mundo como lo conociste está en extinción, pero mejor que caer en la nostalgia, es disfrutar del asombro.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.