Sube mínimo pero duplican costo de canasta

Canasta
Canasta básica alimentaria FOTO: WEB
- en Opinión
*Por las nubes gas LP y alimentos esenciales
*Nuevo salario mete en un breve a empresarios

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / ES PLAUSIBLE, sin duda, que en la mayor parte del territorio nacional el salario mínimo pasará por decreto presidencial, de los 123.22 pesos que se fijaron para el presente año a 141.70 pesos para 2021, en tanto que en la Zona Libre de la Frontera Norte pasará de 185.56 pesos a 213.39 pesos a partir del primero de Enero, luego de que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) aprobó un incremento del 15 por ciento al minisalario. Y que bueno que el Presidente se preocupe por quienes tienen esa percepción –que ya son pocos-, él que nunca ha pagado de su dinero salarios o prestaciones a empleados o trabajadores, que jamás ha sido empresario y que ha vivido permanentemente del presupuesto o de los “donativos” de seguidores. Desde esa comodidad es fácil ordenar que aumente el mínimo y que se frieguen los micro, pequeños y medianos empresarios, comerciantes y prestadores de servicio que ya de por sí enfrentan (enfrentamos) severa crisis producto del cierre de negociaciones debido al CoVid19. Ahora que, cualquiera diría que el aumento al salario mínimo en 15 por ciento no afecta en nada, sin embargo, es un referente para que trabajadores sindicalizados exijan aumentos de sueldo en esa proporción, y ojalá el Presidente autorizara ese porcentaje para trabajadores de la educación, elementos policiacos, médicos, enfermeras y personal de salud, trabajadores al servicio del legislativo, ejecutivo y judicial o del Estado, él que tiene tan arraigada tendencia al ahorro, y que no le gusta gastar en nada.

EL AUMENTO al minisalario, queda claro, es una ocurrencia en tiempos prelectorales, cuando el Presidente busca agigantar su imagen y de paso la de su partido –y acaso por ello quiere quitar los tiempos de radio y televisión a partidos-, ya que si en realidad se preocupara por los que menos tienen, López Obrador debió anunciar medidas severas contra quienes encarecen la canasta básica, pero dejó hacer, y basta saber que en Veracruz, esa Cesta Alimentaria subió un promedio de 1602 pesos de octubre a diciembre de este mismo año, muy a pesar que el Estado ocupa el segundo lugar nacional entre las Entidades con el mayor número de personas con ingresos inferiores al costo de la canasta alimentaria, es decir, personas en extrema pobreza, de acuerdo al Observatorio de Finanzas Públicas de la Universidad Veracruzana (UV).

UNA INVESTIGACION de Rosalinda Morales, directora de Noticias La Fuente.com.mx refiere que la canasta básica costaba en Octubre pasado 1 mil 681 pesos con 61 centavos, y en diciembre de este año ya tiene un costo de 3 mil 283 pesos con 33 centavos, esto es, un incremento de 1 mil 602 pesos, cuando en la Entidad persisten 4 millones 468 mil personas en estas condiciones de pobreza extrema. La cesta básica permite adquirir al mes 5 kg. de tortillas de maíz, 6 litros de leche, 1 kg de huevos, 1 kg de pan de dulce, 2 kg de frijol, 2 kg de tomate, uno de cebolla y uno de papa. Del resto de los alimentos de la canasta básica apenas se pueden comprar no más de 500 gramos al mes. Sin embargo, una canasta alimentaria sólo incluye los alimentos mínimos que requiere una persona al mes, pero no el resto de los bienes que se necesitan para la vida diaria como son agua, luz y otros servicios necesarios, como ahora internet y cable para estudiar o trabajar en casa debido a la Pandemia.

POR ELLO uno se pregunta: no sería importante, también, que el Presidente garantizara la adquisición de la canasta básica a los mexicanos, recurriendo, incluso, al subsidio de algunos alimentos en vez de incrementar el salario mínimo que solo lo promueve a él y su partido para dar la impresión de ser un mandatario benefactor aunque, por otro parte, se lleve entre las coces a mexicanos para quienes cada vez resulta inalcanzable la canasta básica, en tanto no hace nada para contener los elevados costos. Y es que la Canasta debería llamarse solo alimentaria, porque no incluye otros básicos como son, además de los mencionados, transporte público, ropa, calzado y adquisición de enseres de limpieza para el hogar cuyos costos se encuentran por las nubes.

PARALELAMENTE A lo anterior, el precio de litro de gas LP, el de mayor consumo en los hogares mexicanos aumento en la primera quincena de Septiembre 12.28 por ciento o 1.13 pesos, pasando de 9.25 en 2019 a 10.37 en este año, mientras que por kilo el aumento fue de 12.5 por ciento o 2.15 pesos, ya que terminó en 19.35 en 2020 luego de haber registrado un promedio de 17.20 pesos en el año anterior. De acuerdo a datos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Michoacán es la entidad con mayor alza mayor en la venta por litro, ya que la primera quincena de 2019 sus precios eran de 8.15 pesos y, para este año, avanzó hasta 9.80 pesos, lo que se traduce en un incremento de 20.25 por ciento o 1.65 pesos. A la lista se suman Guerrero con un incremento de 19.54 por ciento o 1.75 pesos, el Estado de México con 18.85 por ciento o 1.75 pesos, Durango con 18.65 por ciento 0 1.87 pesos e Hidalgo con 17.14 por ciento o 1.49 pesos. En lo referente a la venta por kilo, Nuevo León encabezó la lista de incremento con 23.51 por ciento 0 3.48 pesos, puesto que en 2019 su precio promedio era de 14.82 pesos y en este año se disparó hasta los 18.30 pesos. Michoacán ocupa el segundo lugar en la lista con un alza de 22.31 por ciento o 3.50 pesos, seguida de Tamaulipas con 21.09 por ciento o 3.15 pesos, Guerrero con 20.71 por ciento o 3.50 pesos y el Estado de México con 18.67 por ciento o 3.17 pesos.

EN ALGUNAS zonas de Veracruz el tanque de gas LP aumentó de preció a partir de Enero del año en curso, y actualmente, sin mucho ruido lo subieron nuevamente, ya que 30 kilos del energético tiene un costo 622 pesos, cuando hasta el mes pasado el mismo tanque tenía un costo de 586 pesos, en promedio. Por ello uno se cuestiona: ¿no sería mejor contener el alza de precios de la canasta no básica e, incluso, de la elemental, en lugar de andar autorizando salarios que solo benefician al Presidente en turno, mientras que, por otra parte se corre el riesgo de que generen inflación que podría oscilar entre 7.3 y 8.5 por ciento para el 2021? Lo cierto es que son tiempos electorales, y el mal Gobierno de AMLO ya le ha provocado rechiflas en cada Estado que visita, incluso en su natal Tabasco donde dejó abandonados a su suerte a miles de damnificados que hora le reclaman el cumplimiento de sus promesas de campaña. En fin, otra raya más al tigre. OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.