El asesinato de Aristóteles Sandoval, un crimen que no debería ocurrir en la 4T; surgen preguntas sobre el caso

Aristóteles Sandoval
- en Avenida Principal, Carrusel

Dos años de la Cuarta Transformación y los magnicidios se siguen dando. De nada sirvieron los 15 escoltas que el exgobernador Aristóteles Sandoval tenía para su custodia; ni siquiera llevaba a los 15 en ese viaje que hacía a Puerto Vallarta, viaje de alto riesgo; todavía andaba departiendo en la noche, como si no tuviera nada que temer. ¿Dónde estaban los escoltas cuando el exgobernador de 46 años se fue al sanitario seguido por una persona que le disparó por la espalda? ¿En serio lo dejaron ir solo?  

¿Tan grande es el lugar en el que estaban que no se dieron cuenta de presencias extrañas? Otro detalle que llama la atención es que los empleados del lugar limpiaron las evidencias del crimen, evitando que los peritos comprobaran con evidencias la versión del asesinato. ¿Por qué borrar las huellas de un crimen de esa magnitud?  

El crimen organizado no ha sido abatido; los cárteles de la droga continúan operando y asesinando a mansalva en todos los litorales de la República. ¿Cómo presumir después de esto que se tiene controlado a los grupos del crimen organizado? ¿Cómo presumir que en México se vive en paz? 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.