Ganar 2021 más allá del CoVid agita a AMLO

AMLO
Andrés Manuel López Obrador FOTO: WEB
- en Opinión
*Brozo: amenazas veladas de voceros de la 4T
*Partidos deben ser contrapeso social de Morena

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / NO ES secreto que más allá de la pandemia de CoVid19 –que había provocado la muerte de 114 mil 298 mexicanos hasta la noche del lunes y contagios a 1 millón 255 mil 974 personas-; el desempleo que alcanza niveles extraordinarios como nunca antes, o la inseguridad que ha dejado muertos, desaparecidos y huérfanos por todas partes, la prioridad del Presidente Andrés Manuel López Obrador son las elecciones del 2021, ya que perder la mayoría en la Cámara Baja podría afectarle mucho su plan de gobierno, a tal grado que muchos cambios que ha impuesto podrían venirse abajo. Los sabe y por ello un día sí y el otro también, se va a la yugular de los partidos, de sus dirigentes, de empresarios que no comulgan con sus fallidas políticas financieras e, incluso, de periodistas que no celebran sus ocurrencias a los que llama conservadores, fifís y saqueadores. AMLO no modera el apéndice bucal, y cuando le responden con un lenguaje similar suelta a la perrera a sueldo para que responda, por ejemplo, a Víctor Trujillo, mejor conocido como “Brozo”, a quien le llueven insultos desde el viernes 11 de este mes debido al editorial que pronunció en su programa “TeneBrozo” transmitido vía internet, en el cual, presuntamente, insultó al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador cuando dijo: “Seamos claros como gobierno, la pandemia les quedó grande y muy probablemente la vacuna les va a quedar enorme, en este momento, en este momento el más importante para la humanidad de las últimas décadas, no se les vaya a ocurrir jugar con la desesperación de la gente. Acuérdate Andrés, no eres dios, eres un pinche Presidente, que, o nos sirve, o no sirve pa´ni madres”, le dijo al mandatario.

EL LUNES 11, Marco Antonio Olvera, asiduo asistente a las mañaneras, y quien de acuerdo a la periodista Ana Paula Ordorica es conocido por dedicarse a la gestión de entrevistas con políticos, la mayoría de ellos pertenecientes al PT y Morena, y que entre sus clientes se encuentra el diputado del PT, Benjamín Robles Montoya y René Bejarano, exlíder del PRD y dirigente del Movimiento Nacional por la Esperanza, entre otros, soltó al Presidente: “desde los gobiernos de Gustavo Díaz Ordaz y hasta Enrique Peña Nieto, ofender al Presidente de la República implicaba desaparición y muerte segura; es decir, si hoy el mimo Víctor Trujillo, el farsante llamado Brozo se hubiera referido como lo hizo contra su persona y la investidura presidencial en días recientes, seguro habría amanecido con moscas en la boca; sin embargo, presidente, millones de mexicanos sabemos que su gobierno no desparece y mucho menos mata a personas. Por ello, millones de migrantes mexicanos en Estados Unidos me dicen que aquí como vocero de ellos en las mañaneras (¿?), que su gobierno no se repliegue, presidente, que siga combatiendo la corrupción porque cuenta con el apoyo de ellos y también seguirán enviando millones de dólares en remesas para apoyar a sus familias y que, de ser necesario, regresarían a México para defender al país y así nunca, nunca más, volvamos a tener la bota en el pescuezo, como vulgarmente se dice, por quienes siguen añorando la época del porfiriato o, lo que es peor, la ya decadente época del neoliberalismo.

EN POCAS palabras, a Víctor Trujillo tácitamente lo amenazó el Gobierno Federal por conducto de uno de sus múltiples voceros, ya que el sujeto es protegido desde presidencia de la República, se quiera o no aceptar. Basta recordar cuando en Marzo de este año, Marco Antonio Olvera que se dice integrante del diario digital Bajo Palabra, solicitó al presidente Andrés Manuel López Obrador y al titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto Castillo investigar a las mujeres que convocaron al #UnDíaSinNosotras, lo que motivó que periodistas solicitaran al coordinador de comunicación social de Presidencia, Jesús Ramírez que le impidiera la entrada a las mañaneras, algo que no sucedió debido a la protección que tiene para hablar a nombre del Presidente. Aquella vez el columnista del portal SDP Noticias, Federico Arreola –otro seguidor rendido de AMLO- señaló que es “inaceptable” el cuestionamiento de Marco Antonio Olvera, y además lo calificó de “fascista”, por lo que López Obrador “está obligado a denunciarlo y a actuar para evitarlo. Creo que por elemental respeto al periodismo profesional, no se debe permitir nunca más en las conferencias de prensa mañaneras la presencia del señor Marco Olvera”, y con todo y que respalda a la 4T, a Arreola no le hicieron caso mientras a Olvera las críticas le siguen haciendo lo que el viento a Juárez.

DE ACUERDO con Ciro Gómez Leyva, varios periodistas que asisten a la mañanera han hecho la misma petición que Arreola, pues acusan que la actitud de Marco Antonio Olvera es violenta, e incluso la reportera de Grupo Imagen, Isabel González denunció que agrede a las mujeres periodistas que asisten a la conferencia matutina del jefe del Ejecutivo en Palacio Nacional, pero el sujeto es intocable, aunque lo vertido el viernes fue más allá de simples comentarios: hay una velada amenaza de muerte contra Víctor Trujillo “Brozo”, y el Presidente debería intervenir esté o no de acuerdo con la postura del Payaso Tenebroso, pero nada dijo el lunes y dejo correr la amenaza como si nada.

LO CIERTO es que al interior de Palacio Nacional hay un marcado temor de que MoReNa pierda la elección de diputados Federales y, consecuentemente, la mayoría que le permite al Presidente hacer y deshacer a su antojo, aun por encima de la más elemental prudencia. Y aunque expertos coincidieron en que si bien una coalición entre los partidos de oposición a Morena en la Cámara Baja es una fórmula para restarle poder al partido del Presidente, dicha asociación sería sólo con fines políticos y no para mejorar las propuestas y resolver temas como la crisis sanitaria y económica que atraviesa México. Como fuera, perder la cámara baja pondría a López Obrador en una situación muy comprometida, ya que la coalición tiene la posibilidad de quitar la mayoría al partido en el poder y ser un contrapeso para el mandatario Andrés Manuel López Obrador. Y es que si bien la pandemia de CoVid19 evidenció la necesidad de discutir el futuro de la política social del País, se necesita un llamado de atención a la ciudadanía para exigir a los partidos, porque ellos están muy preocupados en ocupar las posiciones, pero hay una sociedad muy alejada de las fuerzas políticas sin que haya una presión para que realicen su función en términos legislativos si llegaran a imponerse, y en ese tenor, mientras los partidos sigan enfocando sus esfuerzos en la rentabilidad política, seguiremos estancados. Así de simple. OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.