¿Reprobar o no reprobar?, esa es la cuestión

Reprobar
¿Reprobar o no reprobar?, esa es la cuestión FOTO: WEB

Si un niño, adolescente, adulto, o una persona de la tercera edad no puede aprender de la forma en que enseñamos, quizás deberíamos enseñar como él aprende. El tradicionalismo ha sido enterrado y los nuevos modelos de aprendizaje deben encajar de modo natural de acuerdo al contexto biológico que estamos viviendo. En lo referente a la evaluación, algunos docentes se sienten amos y señores, creen que al tener varios reprobados su estatus de buen maestro se incrementa.

Es cierto que no se trata de regalar calificaciones ni solapar actitudes perezosas e indiferentes, pero tampoco el docente debe ser riguroso e inflexible. Desde luego que, si no hay elementos para evaluar, tampoco se puede de manera arbitraria poner una calificación aprobatoria. Pero debe tener un pan B, que incluya elementos extraordinarios para evitar reprobar al alumno.

La Secretaria de Educación Pública (SEP) señala que, al momento de calificar, se debe dar prioridad a la función formativa de la evaluación, emplear estrategias complementarias para el aprendizaje, valorar los avances a partir del contexto particular de los estudiantes, considerar las condiciones específicas en que la emergencia sanitaria lo ha afectado, utilizar la evaluación como un instrumento para mejorar el aprendizaje y asignar calificaciones solo en los casos donde los maestros hayan tenido contacto frecuente con sus alumnos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.