El luchador social que los sacaría del atolladero

Luchador
Promocionales del segundo informe de gobierno de Cuitláhuac García FOTO: WEB
- en Opinión

Bernardo Gutiérrez Parra / Parte del dinero que el gobernador Cuitláhuac García Jiménez le ha regateado a la ciudadanía en obras, lo está gastando en promocionar su Segundo Informe de Resultados donde como paradoja, lo que menos muestra son resultados, como tampoco los hay en el estado que presuntamente gobierna.

Los más importantes diarios y semanarios de la capital del país, las cadenas de televisión abierta y restringida, los portales informativos y las redes sociales, muestran al gobernador dejándose abrazar por una encantadora señora nonagenaria que le agradece… ¿qué es lo que le agradece? Quizá que la sacó del anonimato.

(A esta campaña también entraron las estaciones de radio locales y nacionales y algunos medios de comunicación veracruzanos que habían sido vilipendiados por casi dos años).

Le das click al anuncio lector y aparece una carretera por aquí, una aulita por allá, la entrega de unas casitas, acaso alguna clínica rural. En fin, obras más para que se luzca el alcalde de cualquier municipio, que el gobernador de un estado con 8.5 millones de habitantes.

Son obritas que benefician a unos cuantos (y qué bueno), no a cientos o miles como correspondería a la obra estatal. Obras que de ninguna manera justifican el presupuesto de 129 mil 535 millones de pesos que recibió Veracruz este año de la Federación.

También puedes ver los cintillos con el lema: “Estamos cumpliendo, seguiremos transformando. Cuitláhuac García Jiménez 2º Informe de Resultados”.

¿Cuáles resultados?

Ni Miguel Ángel Yunes Linares que estuvo dos años en la gubernatura, realizó una obra tan ínfima como la que ha hecho en ese periodo de tiempo Cuitláhuac García, el gobernador más improductivo de cuantos ha tenido Veracruz.

En tiempos pretéritos veía uno en Veracruz traxcavos abriendo brechas para construir una carretera o levantar un puente; a decenas de obreros construyendo o rehabilitando un hospital, una escuela, un mercado. A los trabajadores de los puertos de Veracruz y Coatzacoalcos no les alcanzaban las 24 horas del día para cargar o descargar cientos y cientos de contenedores.

Veías llegar industrias, grandes tiendas departamentales, se abrían restaurantes, supermercados, fonditas, papelerías, ferreterías, bares, gimnasios, estéticas, cafeterías…

Es decir, había actividad, dinamismo y movimiento. Veracruz era un estado vivo. “Hoy es un estado medio muerto, paralizado, en pausa. Una pausa que ya dura dos años”, me comentó un empresario.

¿Cuántos millones de pesos hay de inversión extranjera, de inversión privada o de inversión pública en estos últimos dos años? ¿Cuántos millones se han destinado a infraestructura educativa y hospitalaria? ¿Cuántos millones han ido a parar al campo? Nada de eso verás en el Informe, a no ser datos inflados o inventados que las auditorías del Orfis señalarán como inconsistencias, pero después del 2024. Es decir, cuando Cuitláhuac ya no sea gobernador.

¿Qué contiene entonces el Informe?

Una serie de mentiras aderezadas con buenas intenciones y párale de contar.

¿Y la seguridad?

Esa es una de las mentiras. Mientras Cuitláhuac aseguraba el 12 de este mes que la violencia había bajado en menos tiempo del que prometió (dos años), al día siguiente unos sicarios entraron en la casa de la alcaldesa de Jamapa, la sacaron por la fuerza y la mataron a balazos.

¿Y qué onda con la impunidad?

Que sigue enseñoreada en Veracruz y para ejemplos los familiares de las víctimas de las masacres de Minatitlán y Coatzacoalcos, los familiares del diputado Juan Carlos Molina Palacios, asesinado arteramente el 9 de noviembre del 2019 o los familiares de las víctimas de feminicidio. A todos les prometieron que habría justicia “caiga quien caiga” y la siguen esperando.

Este domingo la jefa del Programa de Gobierno, Waltraud Martínez Olvera, acudió al Congreso a entregar el mazacote del Segundo Informe y ahí dijo que se han creado fuentes de empleo y se han mejorado las condiciones de vida de los que menos tienen. ¿Cuántas fuentes de empleo se han creado? ¿En dónde? ¿A cuántos trabajadores benefician?

Nada de eso dijo la funcionaria y tampoco abundó sobre las mejoras a los que menos tienen.

Veracruz es un estado abandonado y diametralmente opuesto al que nos quieren pintar. Con todo, hoy lunes Cuitláhuac García presentará su Segundo Informe de Resultados y a ver quién le cree.

¿Qué va a decir a la ciudadanía uno de los gobernadores peor calificados del país? ¿Qué va a argumentar cuando Veracruz ocupa los primeros lugares en cierre de negocios, desempleo, coronavirus, dengue, influenza, secuestros, feminicidios y policías asesinados?

La víspera anunció que su Informe será “virtual y didáctico”, es decir, se apoyará en gráficas, infografías, videos y quizá en hasta muñequitos animados.

Esto le servirá para hablar menos y eso es bueno porque cada vez que habla más de cuatro minutos de corridito invariablemente mete la pata.

¿Qué de bueno podemos esperar del Informe? Nada. Acaso que lo dirá un hombre “honesto” por el que en mala hora votaron un millón 600 mil veracruzanos, que creyeron inocentemente que este luchador social del montón los sacaría del atolladero.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.