“Lo metieron en una bolsa de hule para asfixiarlo” narra don Rubén como rescato a un gato en Las Vigas; el animal ya fue dado en adopción

Rescatado
“Lo metieron en una bolsa de hule para asfixiarlo” narra don Rubén como rescato a un gato en Las Vigas; el animal ya fue dado en adopción FOTO: WEB
- en Carrusel, Estatales

Francisco De Luna / Las Vigas de Ramírez, Ver. – “Es un gato que metieron en una lona, le amarraron un nudo y luego lo metieron en una bolsa de hule para que se asfixiara”, fue así como don Rubén Alor González, rescató al felino que fue abandonado en un terreno baldío del municipio de Las Vigas de Ramírez.

Él, desde hace seis años se dedica a cuidar animales, incluso en la casa que renta habilitó un espacio para utilizarlo como albergue donde atiende a las mascotas abandonadas, enfermas o en condición de calle.

Cuenta que los perros que llevó a pasear, olfatearon la bolsa y el gato maullólo saqué de ahí, lo salvamos, lo pusimos en una jaula. Era una gatita, se esterilizó y la dimos en adopción, se fue a Martínez de la Torre”.

Considera que sobre la carretera Las Vigas-Perote, decenas de animales son abandonados y a muchos de estos ha logrado poner a salvo, sin embargo, también lamenta que otros han sido atropellados.

Y señala que es la gente adulta la que comete estos actos, pues los jóvenes han tomado mayor conciencia, incluso en una preparatoria los estudiantes se cooperaban para comprar alimento y donárselo a don Rubén.

Tengo fotos de perritos que he encontrado amarrados en un árbol en los montes, pues ahí los dejan para que se mueran, pero cuando los he encontrado me los he traído al albergue. Los pongo en condiciones y los doy en adopción”.

El señor tiene 60 años de edad y trabaja en un taller, pero también se ha dedicado a cuidar a perros y gatos, a varios de ellos los ha sanado, aunque esto también le ha generado problemas con los vecinos de Las Vigas, pues algunos se han inconformado por su activismo.

Actualmente el albergue no cuenta con alimentos, estos se han escaseado y no ha podido comprarlos por los gastos que tuvo por medicamentos que necesitaban los perros con sarna, hongos y hasta heridos.

Espera que estos casos al ser mediáticos, haya gente interesada en poder ayudarlo y contactarlo a través de su Facebook que aparece como Dom Rubén Alor.

Él al salir del taller mecánico donde trabaja, a las 19:00 horas pasa por su mochila negra, la llena de alimento y recorre las calles de Las Vigas para alimentar a los perros que están en el abandono.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.