La verdadera (y única) oposición

Víctimas
Toman las instalaciones de la CNDH por no resolver problemas de las víctimas de violencia y AMLO las insulta FOTO: WEB
- en Opinión

Aurelio Contreras Moreno / Si hay una expresión crítica que ha sacado por completo de balance al régimen lopezobradorista en los casi dos años que van del sexenio, ha sido la de las feministas.

Las protestas que desde el año pasado han realizado miles de mujeres en todo el territorio nacional, pero especialmente las que en la Ciudad de México han tocado con su inevitable y justificada dosis de virulencia –muy lejana de la violencia asesina real y cotidiana que padecen- espacios como el de Palacio Nacional, el Ángel de la Independencia o el Hemiciclo a Juárez, han tenido como respuesta la descalificación inmediata del presidente Andrés Manuel López Obrador y del sistema que lo respalda.

Como acostumbra hacer con todo aquel que cuestione a su gobierno (y sus múltiples falencias), el mandatario de la supuesta “izquierda” ha echado mano de su trasnochada retórica ideologizada para tildarlas de “conservadoras” y acusarlas de ser “manipuladas” por la “derecha” para perjudicar a su gobierno –con el cual muchas de las manifestantes incluso simpatizaban-, mientras se empeña en negar que la violencia contra las mujeres vaya a la alza e incluso se atreva a rechazar las cifras que aporta su misma administración sobre feminicidios, que en el primer semestre de 2020 alcanzaron la cifra –oficial- de 489 en todo el país. La gran mayoría, si no es que todos, impunes.

Hasta ahora la reacción –en el sentido literal y más amplio de la palabra- más patética del lopezobradorismo gobernante al movimiento feminista había sido su fallido y vergonzoso intento por boicotear el llamado “paro de mujeres” del pasado 8 de marzo, usando para ello a todo el aparato del Estado, incluido por supuesto el propagandístico (que para difamar a los críticos de la mal llamada “cuarta transformación se pinta solo).

Pero no lo lograron y esta iniciativa surgida desde la sociedad civil –a la que tanto desprecia el presidente pero de la que sin pudor tanto se colgó en sus años de opositor- expuso la miseria de un gobierno indolente, sin respuestas a este fenómeno y sobre todo, sin un gramo de empatía hacia las mujeres mexicanas, sector de la población que fue determinante para su triunfo en las urnas en los comicios de 2018.

En los últimos días la historia se ha vuelto a repetir. Este fin de semana, madres de mujeres asesinadas y/o abusadas sexualmente, junto con integrantes de organizaciones feministas, tomaron las instalaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos -de las que salió huyendo su incompetente y espuria titular, Rosario Piedra Ibarra- en protesta por la absoluta indiferencia del régimen hacia la sistemática violencia que sufren –dos madres que estuvieron en plantón ahí mismo días antes fueron ignoradas- y en donde hasta el momento permanecen de manera indefinida.

La protesta incluyó pintas en las paredes de las instalaciones y en cuadros de “héroes patrios” como Francisco I. Madero, José María Morelos y Miguel Hidalgo, lo que provocó la ira de López Obrador, que nuevamente calificó a las manifestantes de “conservadoras” y hasta de “porfiristas” por no “respetar” particularmente la imagen del llamado “apóstol de la democracia”.

“A mí su pinche cuadrito me viene valiendo madres. Si el señor (Andrés Manuel López Obrador) dice que somos groseras, pues lo que sí es una grosería es que a ese señor le duela más un puto cuadro, que aparte es réplica, que la vida de nuestras hijas, de sus ciudadanas y ciudadanos”, le replicó Yessenia Zamudio, integrante del Frente Nacional “Ni una Menos”, a López Obrador. No hace falta agregar más.

Lo que ni los partidos políticos, ni los organismos empresariales ni las asociaciones verdaderamente conservadoras han logrado articular pese a los grandes recursos con que cuentan, lo hicieron las mujeres sin proponérselo como tal y con argumentos contundentes e irrefutables: son la verdadera voz de oposición a un régimen que además de inconsecuente, mezquino e incapaz, ha quedado evidenciado como machista y misógino.

Y eso los tiene vueltos locos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.