Don Esteban perdió tres dedos por diabetes; tiene que trabajar en parque de Coatepec pese a pandemia

Esteban
Don Esteban perdió tres dedos de sus pies por la diabetes. El señor, de 59 años, carece de una pensión y bolea zapatos en el parque Miguel Hidalgo de Coatepec, a diez kilómetros de Xalapa FOTO: JUAN DAVID CASTILLA
- en Carrusel, Estatales

Juan David Castilla Arcos / Coatepec, Ver. Don Esteban perdió tres dedos de sus pies por la diabetes. El señor, de 59 años, carece de una pensión y bolea zapatos en el parque Miguel Hidalgo de Coatepec, a diez kilómetros de Xalapa.

Por la pandemia del SARS-COV-2 (COVID-19) casi no tiene trabajo. Hace una o dos boleadas y, con ello, se gana 50 pesos para poder comer al menos un plato de frijoles al día.

Esteban Jácome González no había podido trabajar desde el pasado 30 de marzo por el cierre total del parque, una medida aplicada por el ayuntamiento de Coatepec para evitar aglomeraciones y la propagación de la enfermedad.

El pasado primero de septiembre regresó a su lugar de trabajo. Su puesto está frente a la parroquia de San Jerónimo, donde, en un cartel color verde, indica que saca brillo a los zapatos por solo 25 pesos.

Don Esteban es más vulnerable a un posible contagio de COVID-19 por su edad y la enfermedad crónica degenerativa que padece.

Recuerda que hace dos años fueron amputados sus dedos de los pies, situación que le ha restado movilidad y ha impedido que busque otro trabajo en busca de un mayor ingreso.

Aunque no tiene hijos, su esposa depende totalmente de él. Por ello, todos los días, en un horario de diez de la mañana a cinco de la tarde, ofrece sus servicios en el Centro Histórico de Coatepec.

El señor ni su esposa alcanzan la edad para acceder a la pensión bimestral del programa 68 y Más, misma que proporciona el gobierno federal a los adultos mayores.

Menciona que el ayuntamiento de Coatepec sólo le dio dos despensas en lo que va de la pandemia, apoyo que resultó insuficiente para cubrir las necesidades de su hogar.

Algunas ciudadanas y ciudadanos del Pueblo Mágico lo han apoyado llevándole comida, despensa y otros apoyos; sin embargo, tiene que seguir trabajando.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.