La desvergüenza de Érika Ayala; hace profesor de tiempo completo a su hijo de 17 años, sin título, pero exige título y cédula a funcionarios de organismos autónomos

Ayala
La Desvergüenza de Érika Ayala; hace profesor de tiempo completo a su hijo de 17 años, sin título, pero exige título y cédula a funcionarios de organismos autónomos FOTO: WEB
- en Avenida Principal, Carrusel

La desvergüenza de Érika Ayala es monumental. En su momento Libertad bajo Palabra comprobó que Alexis Juncal Ayala tenía plaza de profesor de tiempo completo en el Cobaev, a pesar de que el hijo de la diputada Érika Ayala no tenía ni la mayoría de edad, no tenía título universitario. Eso lo comprobamos mostrando la nómina que ahora ya oculta el Cobaev, demostrando que el joven acababa de cumplir sus 18 años, siendo que ya tenía esa plaza.

Pues la diputada Ayala, como si tuviera autoridad moral para pedirlo, lanzó una iniciativa para que los titulares de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas (CEAPP) y del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) del Estado de Veracruz tengan su título y su cédula profesional.

La señora diputada argumenta que esto es «con el fin de elevar la calidad del servicio público, mediante su profesionalización, ya que, argumentan, no basta contar con el grado académico correspondiente, sino que también debe poseerse el documento exigido en la ley de la materia para poder ejercer profesionalmente».

Érika Ayala no sabe de calidad en el servicio público, ella que toleró por décadas a centenas de aviadores, de los cuales también dimos nombres. Lo dicho, la desvergüenza de esta señora es del tamaño de su incongruencia.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.