Alberto Anaya y Mario Delgado fueron los encargados de clavarle el puñal de la traición a Noroña

Anaya
Alberto Anaya y Mario Delgado fueron los encargados de clavarle el puñal de la traición a Noroña FOTO: WEB

Alberto Anaya ya lo tenía pensado, por sus venas corre la traición, él sabía que no tenía que contradecir las recomendaciones del gran Tlatoani, sabía que ya antes, por venia del actual presidente de México, se le había salvado el registro a la franquicia del PT, que él preside. Por esa razón no tuvo empacho en dejarse convencer para ceder la presidencia al PRI, claro que como buen marchante pidió a cambio la presidencia del Congreso de Nuevo León para la esposa de su coordinador, Reginaldo Sandoval.

El sacrificado sería Gerardo Fernández Noroña. Por otro lado, la reunión del martes pasado entre Mario Delgado, Olga Sánchez Cordero y René Juárez, donde se operó la llegada de Sauri Riancho, deja constancia que seguimos bajo la vieja costumbre de la negociación en lo oscurito.

Por cierto, Mario Delgado jura y perjura que no hubo tal reunión, sin embargo, eso sólo lo exhibe como un vulgar mercader y traidor, al menos esta jugada lo deja muy desgastado ante sus pretensiones de ser el mero mandamás de Morena. Ya veremos si los morenistas se la dejan pasar, y lo premian con la presidencia del partido.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. Sugiero no complicar más el escenario político, Mario no traía esa ropa con la que aparece aquí saludando a Anaya, traía un saco azul más claro, a cuadros, sin ojal en la sopala, sin corbata, sin cubrebocas, ¡Respétense por favor no ofendan su inteligencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.