Criminal desdén por las familias de desaparecidos

Justicia
Una bolsa negra atada con un alambre cubría la cabeza y parte del rostro de una mujer, quien, en un performance, aparentaba ser víctima de una desaparición forzada FOTO: JUAN DAVID CASTILLA
- en Opinión

Bernardo Gutiérrez Parra / Cada 30 de agosto es lo mismo; es el día en que se conjugan el dolor con la desesperanza, la impotencia con la frustración, el desconsuelo con el llanto. El día en que cientos de madres, padres, hermanas, esposas e hijas toman las plazas llevando de estandartes las fotos de sus seres queridos. Es el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas.

Ignoro cómo tratan en otros estados o en otros países a los Colectivos de Búsqueda; aquí en Veracruz siempre les han dado atole con el dedo, pero ahora ni eso. El gobernador Cuitláhuac García ya no los recibe y la Fiscal Verónica Hernández Giadáns, menos. Ambos, les han ido quitando el poco apoyo con que cuentan.

Cada 30 de agosto en Veracruz, los Colectivos de Búsqueda dejan el pico, la pala y el monte lleno de abrojo donde buscan a sus familiares, para plantarse en la Plaza Lerdo y exigir apoyo, comprensión y justicia a las autoridades. Pero ya no les hacen caso.

“Tenemos meses pidiendo infructuosamente que nos reciba el gobernador y la Fiscal y no quieren recibirnos. Hay diputados que en la campaña anterior nos buscaron para prometernos ayuda y no los hemos vuelto a ver… nos sentimos burladas”, se lamentó una madre que protestaba este domingo en la Plaza Lerdo con la pancarta de su hijo desaparecido.

De acuerdo con la Secretaría de Gobernación, se tienen registradas en el territorio nacional más de 64 mil desapariciones y de ellas un tercio corresponden a Veracruz, por lo que estaríamos hablando de aproximadamente 20 mil desaparecidos desde la administración de Fidel Herrera.

De entonces a la fecha quienes buscan a un desaparecido han padecido del viacrucis burocrático, de los malos modos, del rechazo y la indolencia.

En tiempos del Fiscal Luis Ángel Bravo Contreras había reuniones pero no se avanzó en las investigaciones. El Fiscal Jorge Winckler se dedicó a perseguir a los enemigos de su jefe Miguel Ángel Yunes y dejó de lado las carpetas de investigación de los desaparecidos.

¿Y la Fiscal Hernández Giadáns? “Es peor que sus antecesores porque aparte de que no nos apoya, está desmantelando el área de Periciales que es la encargada de buscar, investigar e identificar a los desaparecidos”, se quejaron las afectadas que lo único que recibieron de las autoridades estatales por su protesta fue desdén e indiferencia.

Cuando Cuitláhuac García tomó posesión como gobernador, su primer acto en el Congreso local fue hacer pública la Declaratoria del Programa Emergente por Crisis de Violaciones de Derechos Humanos en Materia de Desaparición de Personas en Veracruz.

Pero todo fue puro blof. Es la hora en que no se ha vuelto a acordar de esa Declaratoria.

“Aquella ocasión (1 de diciembre del 2018) ha sido de las pocas veces que nos llenamos de esperanza solo para desilusionarnos semanas después, porque lo único que hizo el gobernador con esa declaratoria fue tomarnos el pelo”, comentó otra de las manifestantes.

¿Y ahora qué sigue?

Los Colectivos de Búsqueda de la entidad promoverán que se juzgue a los ex gobernadores Fidel Herrera, Javier Duarte y Miguel Ángel Yunes por desaparición forzada, pero además que se juzgue al gobernador Cuitláhuac García por omisión.

-¿Qué van a hacer si el gobierno continúa regateándoles los apoyos?- pregunté a una madre cuya hija desapareció hace cinco años.

-Seguir como hasta ahora, luchando solas hasta encontrar a nuestros hijos. Pero cada día gritaremos con más fuerza para que se lleve ante la justicia a los ex gobernadores. Ellos tienen mucho que contar sobre las desapariciones- me contestó.

¿Secundará alguna autoridad esta exigencia?

Así como se cuecen las habas con la justicia en Veracruz, imposible saberlo.

Lo que sí es seguro es que el próximo 30 de agosto los Colectivos de Búsqueda en la entidad, volverán a dejar la pala y el pico en el monte lleno de abrojo, tomarán las imágenes de sus familiares desaparecidos y con ellas se encaminarán a la Plaza Lerdo a exigir el apoyo que el gobierno estatal les escamotea y a clamar por una justicia que cada día se ve más lejana.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.