Cuitláhuac García, como el burro que tocó la flauta; es gobernador, pero no por ello sabe gobernar

Cuitláhuac
Cuitláhuac García, como el burro que tocó la flauta; es gobernador, pero no por ello sabe gobernar FOTO: WEB

Cuenta Tomás de Iriarte que un burro, aburrido porque no le pasaba nada interesante, se echó sobre el pasto a descansar cuando sintió que le molestaba un palo sobre el que se había echado. Entonces el burro examinó el palo, y mientras lo hacía una brizna de pasto le cosquilleó el hocico lo que le hizo lanzar un resoplido que hizo sonar el palo, que en realidad era una flauta, que alguien había dejado olvidada. ¡Qué emoción! El burro pensó que había producido música y por ello «se alejó de allí con la cabeza bien alta y una sonrisa de oreja a oreja, sin darse cuenta de su propia ignorancia». Cuitláhuac García, lo sabe, lo saben los veracruzanos, lo sabe Ricardo Monreal que lo dijo sin empacho, llegó a ser gobernador de Veracruz por el efecto AMLO, no porque los veracruzanos lo consideraran un buen prospecto para gobernante.

El peor error que ha cometido Cuitláhuac García es el mismo del burro que tocó la flauta, sentir que fueron sus méritos los que lo pusieron en Palacio de Gobierno y sentir, como el burro, que sabe tocar la flauta. Ante ello cree que las críticas contra su gobierno no tienen sustento, porque él cree que sabe tocar la flauta. Se siente incorrupto, pero hay evidencia de su corrupción, empezando por el nepotismo de imponer a su primo a manejar discrecionalmente los recursos del estado; cosa que Libertad bajo Palabra dejó bien documentado.

Se siente honesto, pero su deshonestidad empieza al desempeñar un cargo para el que nunca estuvo preparado. Para Cuitláhuac García no hay argumentos válidos para afirmar que no sabe gobernar, y para demostrar lo contrario se ha atrevido, como el burro, a decir que sabe tocar la flauta, cuando sólo llego a gobernador por casualidad. Pero las encuestas lo contradicen, los veracruzanos lo contradicen, la realidad lo contradice.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.