Iván Joseph Luna, premio a la ineficiencia; nunca pudo con el puesto. Nunca pudo sacar al buey de la barranca

Luna
Iván Joseph Luna FOTO: WEB
- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz / En una comida de amigos en San Julián un directivo de la universidad donde cursó estudios el Coordinador de Comunicación Social del gobierno de Cuitláhuac García reconocía apenado que sí, que Iván Luna había cursado estudios ahí. Apenado lo decía porque sabía de las no-cualidades del egresado, quien para formar su equipo se fue a traer a un grupo de compañeros, también sin cualidades. No tenían ni la menor idea de lo que es la Comunicación Social y eso con el tiempo quedó patente. Nunca pudieron sacar al buey de la barranca; Cuitláhuac García siempre se divisó en el fondo de esa barranca de impopularidad, donde la gente sólo miraba a un jumento que rebuznaba intraducibles ditirambos a López Obrador y discursos dirigidos a la nada. Un día me lo encontré en un sencillo restaurante de mariscos. Ahí estaba, como un paisano cualquiera, rodeado de esos inútiles que le hacían la corte; ya sabe usted que para que un mono desnudo se sienta vestido debe rodearse de aduladores. Terminó de comer, se levantó de la mesa y se retiró sin siquiera mediar saludo. ¿Miedo o soberbia? Tal vez las dos cosas. Ante la imposibilidad de ganarse un puesto, por su inutilidad, Iván Joseph Luna, comentan algunos analistas, tendrá como premio a su ineficiencia una diputación plurinominal; premio preciso para un inútil. Iván Joseph Luna no podría ganar en las urnas, ni en sus sueños, algún puesto de elección popular.

Sigue la Secretaría de Salud con sus prácticas corruptas; Jorge Eduardo Sisniega, Antonio Pola y Eleazar Guerrero se reparten el botín

Lo que publica el periódico Notiver de don Alfonso Salces sobre las vacunas que no se compraron, a pesar de que hay un contrato que simula la adquisición, es práctica común en la Secretaría de Salud. Desde hace varios meses, Libertad bajo Palabra ha estado denunciando las prácticas corruptas y deshonestas que se están llevando a cabo por parte de la administración de esta institución. A quienes hemos señalado directamente como responsables es al director Administrativo de SESVER, Jorge Eduardo Sisniega y al subdirector de Recursos Materiales, Antonio Pola. Sin embargo, desde la misma Secretaría de Finanzas nos han confirmado que estos sujetos le rinden cuentas a Eleazar Guerrero, el primo incómodo de Cuitláhuac García. Estos sujetos hicieron un entramado de empresas proveedoras, con nombres y direcciones falsas, y a ellos ponen a concursar en las licitaciones, las cuales son declaradas desiertas para poder asignar directamente al proveedor que ya se tiene designado. Es un entramado de varias empresas que están dadas de alta ante la Secretaría de Economía y como proveedores del gobierno de Veracruz desde los tiempos de Javier Duarte. Ese es el verdadero negocio y el dinero se lo reparten entre las empresas que revivieron, entre el administrador, entre Antonio Pola, pero por supuesto la rebanada más grande es para Eleazar Guerrero, quien está juntando el patrimonio de los García Jiménez.

¿Se atreverá López Obrador a ir contra Peña Nieto? Emilio Lozoya se convierte en un “sapo” despreciable

El 1 de diciembre de 2018, el día que Andrés Manuel López Obrador recibió la banda presidencial tuvo las siguientes palabras para el presidente Enrique Peña Nieto: “Le agradezco sus atenciones, pero sobre todo le reconozco el hecho de no haber intervenido, como hicieron otros presidentes, en las pasadas elecciones presidenciales. Hemos padecido ya ese atropello antidemocrático y valoramos el que el presidente en funciones respete la voluntad del pueblo. Por eso muchas gracias presidente Peña Nieto”. No fue la única vez, cada que tenía oportunidad, en diversas entrevistas, López Obrador agradeció al presidente por su imparcialidad, por no intervenir en las elecciones. Es por ello que al menos durante los meses que han corrido Peña Nieto ha estado muy quitado de la pena. Sin embargo, no contaba con que su amigo Emilio Lozoya, su director de Pemex, se iba a convertir en un “sapo” con tal de salvar el pellejo. Emilio Lozoya, a pesar de ser un ladrón consumado, está siendo tratado por la Cuarta Transformación como un mártir, como un hombre que fue presionado por las fuerzas oscuras del peñismo para corromperse. Ahora Lozoya formaliza con una denuncia su calidad de soplón, pues ha denunciado a Peña Nieto y a Luis Videgaray, aquellos que le dieron todo el poder para corromperse. La pregunta que surge es si el presidente López Obrador irá tras Peña Nieto, a quien le ha tenido muchas consideraciones.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.