Lozoya si es buen ciudadano, se queda en casa, no va a firmar a prisión, lo hace por email; justicia de la Cuarta Transformación

Emilio Lozoya
Emilio Lozoya FOTO; WEB

El caso de Emilio Lozoya tiene indignados a millones de mexicanos que se han dado cuenta que, en México, ya en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la justicia sigue teniendo precio. Y no sólo es el hecho de que Emilio Lozoya, extraditado de España por delitos de fraude y lavado de dinero, además de sobornos que le diera la empresa Odebrecht, no pisara la cárcel, sino que fuera hospedado en un hospital VIP donde recibió todas las atenciones que se le han negado a miles de enfermos por Covid.

Una vez vinculado a proceso, Emilio Lozoya tampoco pisó la cárcel, sino que se le concedió arresto domiciliario; sólo se le colocó un brazalete para tenerlo ubicado vía satélite, además de que entregó su visa y pasaporte. Se esperaba que cada semana Lozoya Austin tendría que ir a firmar al Reclusorio Norte de la Ciudad de México, sin embargo, no fue necesario, pues al vinculado a proceso VIP de la Cuarta Transformación le bastó con mandar un correo electrónico; digo, para que el señor no tuviera que salir de casa con el riesgo de contagiarse de coronavirus.

El espectáculo que está dando el gobierno de López Obrador contradice todo lo que discursaba el entonces candidato sobre los privilegios de la clase política; eso y el mal manejo de la crisis del coronavirus, y la economía en picada le están dando al traste a la Cuarta Transformación.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.