Los Ángeles de Chiquinando

Fernando Yunes Márquez
Los Ángeles de Chiquinando FOTO: WEB
- en Opinión

Salvador Muñoz / Este pasado miércoles, el presidente municipal de Veracruz, Fernando Yunes Márquez, hizo el anuncio de una inversión de semaforización en el Puerto, de 10 millones de pesos… ¡calmantes montes! Estos semáforos no son una respuesta al Gobierno del Estado que mantiene a este municipio en Rojo (cuando es Azul)… es decir, no se habla de situación sanitaria, sino de Movilidad Urbana. 

Un detalle curioso fue en la presentación de los personajes en el estrado a cargo (creo) de Marisa López, la coordinadora de Comunicación Social e Imagen. Creo que es Marisa porque uno de los problemas que se genera con el uso de cubrebocas, es que perdemos de cierto modo, identidad… 

Bueno, lo chusco se da cuando se presenta al Ciudadano Fernando Yunes Márquez, presidente municipal de Veracruz; a la Maestra Indira Rosales San Román, senadora; a la Licenciada Mariana Dunyaska García Rojas, diputada federal; Marijosé Gamboa, diputada local… sí, de golpe y porrazo, le quitaron la Maestría y la Licenciatura a Chiquinando y a Marijosé, respectivamente… ¡vamos! hasta a Hugo Delfín Quiroga, director de Movilidad Urbana ¡le endilgaron su título! Por cierto, está mal escrito su apellido en el directorio. 

Realmente esto era un pretexto para retomar el tema que hace unos días habíamos comentado aquí, con respecto al papel que el alcalde ha de tomar como parte activa para la designación de una candidata a la presidencia municipal este 2021, y esa vez citamos a los Ángeles de Chiquinando: Marijosé, Indira y Mariana, y la posibilidad de que una de ellas, fuera la ungida… 

También es pretexto para hablar de la omisión que hice del diputado federal Carlos Alberto Valenzuela González, pero fue intencional por ignorancia… es decir, no sé si es porteño, boqueño ¡o hasta poblano! y también, como no lo invita a sus eventos Chiquinando, pues dije: ¡le aplicó también el Bingenazo y quedó descartado! 

Bueno, ya establecido esto, retomamos el comentario en anterior columna: ¿qué requisitos deben cubrir las damas para que una de ellas fuera la seleccionada como candidata? 

Habría que considerar si pertenecen a algún grupo al interior del partido; sus amigos tanto adentro como afuera del partido; ¡vamos! ¡hasta conocer al compadre o padrino político si es que lo tienen o se han ido formando solas! Ambas posiciones tienen sus pro y sus contra. 

Del mismo modo, interesante sería conocer la opinión de la militancia y de los simpatizantes y sopesar los números, los electores, las urnas, los votos… 

¡Ojo! porque esta tercia de damas en tribuna son fuego puro… cada una de ellas con un estilo propio… pero es seguro que cada vez que hacen uso de la palabra, ponen a temblar a la oposición. 

Ahora bien, habría que considerar también las relaciones al exterior… hay dos sectores relevantes que tanto el alcalde como el partido deben sopesar para consolidar a su candidata, cualquiera que fuera… los comerciantes, el empresariado, y la zona portuaria, entre aduanas y su teje y maneje. Imagine a cada una de ellas dialogando, consensuando, negociando, interactuando, y por supuesto, haciendo política con estos viejos zorros del Puerto jarocho… ¿de qué se trata? Evitar lo que en el pasado ocurrió: que malos candidatos convertidos en alcaldes choquen con empresarios, con el Puerto, con las colonias, con la sociedad… 

Creo que llenando esos requisitos, y otros más, tanto Chiquinando como el PAN ya deben darle forma a su candidata… ¡a menos que los Rementería digan lo contrario! 

[email protected] 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.