Asesinó a golpes a su hija de dos años pues la niña no paraba de llorar; la cubrió con una chamarra para entregarla muerta a su madre y huyó

Asesinó a golpes a su hija de dos años pues la niña no paraba de llorar; la cubrió con una chamarra para entregarla muerta a su madre y huyó FOTO: WEB

Samuel Higinio Martínez Méndez, hombre que ha trabajado toda su vida como chofer de transporte público, asesinó a su hija de dos años a base de golpes. Cuando Samuel la asesinó, la niña viajaba junto con él a bordo de la unidad de transporte público. Iban sobre la carretera de Tepotzotlán, en la colonia San José del Vidrio, en Nicolás Romero en el Estado de México. Los usuarios del trasporte público dijeron que la niña empezó a llorar, el hombre después de un rato se desesperó y empezó a violentarla.  

El hombre empezó a golpear a su hija con mucha violencia. Samuel le gritaba a la pequeña que se callara, como si la menor entendiera a base de gritos. En un momento de arrebato, el hombre aventó a la menor hacia el tablero del vehículo, después la tomó de su bracito para golpearla con el puño cerrado en el abdomen. De tantos golpes que le dio le causó la muerte.  

Cuando Samuel se percató de que la niña ya no se movía, la cubrió con una chamarra, les dijo a los pasajeros que se bajaran porque tenía cosas que hacer. El sujeto fue a su domicilio para entregarle a la pequeña a su esposa, pero la niña ya estaba muerta. Samuel huyó del lugar. Tiempo después lo detuvieron y estará encerrado en la cárcel por 62 años. La madre de la niña dijo que deberían dejarlo toda su vida ahí, por haber asesinado a su hija de esa forma. 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.