Rectoría UV y asignaciones directas de contratos con un toque de corrupción

UV
Xalapa, Ver. Instalaciones de la rectoría de la Universidad Veracruzana FOTO: MIGUEL ÁNGEL CARMONA/FOTOVER
- en Opinión

Claudia Guerrero Martínez / Hace unos meses,  específicamente en el mes de octubre del 2019, observamos que la Universidad Veracruzana inyectó recursos para la remodelación de varias Facultades en diferentes Campus, dinero proveniente de una partida presupuestal de devolución de impuestos, aunado con el hallazgo de una cuenta concentradora, por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Y en ese entonces informamos que: “Alguien de la Federación se quería adueñar de esos recursos y para borrar presuntos actos de corrupción y nula investigación, el Gobierno de López Obrador  tenía el lema  de borrón y cuenta nueva, para apoyar a su sucesor Enrique Peña Nieto. El SAT y Hacienda Federal advirtieron a la Universidad Veracruzana que debían aplicar dichos recursos en un corto periodo de tiempo o de lo contrario, pasarían a ser parte del Gobierno Federal… El área administrativa de la UV optó por  aplicarlos a remodelación y obra pública, así como en espacios públicos escolares, pues son recursos etiquetados para uso exclusivo en  estos rubros”.

Con base a esto, proveedores y empresarios constructores nos hicieron llegar información sobre irregularidades en la asignación de contratos para obras y remodelaciones, por parte de Sara Ladrón de Guevara González y su staff de colaboradores.  Además, recordemos faltar un año para que termine su gestión  como Rectora,  a quien la señalan de  “estar sirviéndose con la cuchara grande”.

No es posible, la misma constante que en el Des-Gobierno de Cuitláhuac García Jiménez,  teniendo muchas similitudes  en la asignación de obra y no se aplique la Ley de Licitación. En el administrativo de la Universidad Veracruzana se da la asignación directa de obras, de manera discrecional, por parte de la Directora de Proyectos, Construcción y Mantenimiento, Emilia P Rodiles Justo y sus subalternos, el Coordinador de Programas y Obras Especiales Miguel A Cano Asseleih  e Ignacio F. Barajas Olea, actual Jefe del Departamento de Construcción Regional y Mantenimiento General, así como Antonio Trejo Rugerio, Encargado del Departamento de Construcción Región Xalapa, Luis Maldonado García, Coordinador de Supervisores, Silvestre Fernández Méndez, Jefe de Departamento de Control y Seguimiento de Obra y Rafael Cadena Ahumada, Jefe de Departamento de Diseño y Desarrollo de Proyectos, acusados de estar favoreciendo con manga ancha a sus contratistas y apretando con todo, a los que no son propuestos por ellos y no se “mochan”, como nos explicaron inconformes proveedores.

También, cuando se realizan  licitaciones públicas, éstas son amañadas. Como muestra, hay un contratista, quien es persona física, que hasta el año 2018 sólo tenía pequeñas adjudicaciones, pero en el 2019, éste empresario de la construcción ha sido favorecido con un contrato de más de $20 millones de pesos y otro de más por $30 millones de pesos… Y preguntan los empresarios ¿De dónde y cómo creció su capacidad financiera? De este tema, hay una denuncia en la Fiscalía General del Estado,  por un fallo irregular en diciembre del 2019… Todo esto operado por el mal llamado Subdirector, que no es otro que el Coordinador de la Unidad de Índices y Costos, Abel Martínez Sánchez.

En la Dirección de Proyectos, Construcción y Mantenimiento  de la UV existen costos inflados a favor de dos empresas con el mismo representante legal… Hay que hacer hincapié que esta situación se presenta ahora, ya que en administraciones anteriores a  Sara Ladrón de Guevara,  no había ninguna observación en las auditorías que realizaban y los contratos a empresas constructoras y proveedores llevaban un protocolo administrativo legal. Hoy, la mayoría de contratos son por asignación directa y se los otorgan a quienes están dispuestos a pagar moches, sobornos e inflar costos.

Si bien, en el  2018 hubo un programa de cambio de luminarias y focos a nivel estatal y dentro de la universidad, se especificó el tipo y marca de lámpara. Bueno pues resulta, que  el año pasado 2019, el distribuidor para el estado de Veracruz, es el encargado de esas empresas con costos inflados, un tal ingeniero David del Valle.

Indignados empresarios comentan ser una verdadera vergüenza que varios funcionarios en la UV  piden moches, cuando hasta hace unos años, era transparente  y se concursaba por los contratos en la Dirección de Proyectos, en especial,  la Unidad de Índices, gracias al proceso transparente y  llevado con ética.

Quisimos investigar más sobre el empresario David del Valle, pero existe mucho hermetismo en  donde laboran los trabajadores de esa área, ya que se ha advertido ser literalmente amenazados si difunden algún dato que comprueben actos de corrupción en la Dirección de Proyectos, Construcción y Mantenimiento. Con base a lo que hemos encontrado con la liga: https://www.uv.mx/dpcm/files/2017/07/PAEOM-2020.pdf son dos empresas favorecidas, una de ellas  HG Electroconstrucciones SA de CV, misma, aparece en el padrón de contratistas, con la liga https://www.uv.mx/dpcm/files/2017/04/Padron-de-contratistas-2018-actualizacion-al-30-de-septiembre-2018.pdf, siendo el dueño Manuel Miguel Aguilar, con dirección fiscal en  Avenida Jiménez no. 3010, en Veracruz, Veracruz, con el  CP  91700, con teléfonos (229) 9550032 (229) 9550132 y los contratos son por asignación directa,  por la cantidad de  $249, 464.17, del Fondo 818, otorgado el 12 de noviembre del 2018 y uno más el 19 de diciembre del mismo año, por $475,481.76…  En un contrato teniendo sólo el número 27, se detectan  sobreprecios en tres conceptos,  como un transformador que normalmente cuesta $100 mil pesos y se pagó en $160 mil; un  regulador de voltaje de $24 mil pesos, que se pagó por más de $40 mil pesos y un supresor de picos que costaba $11 mil pesos, se compró  por más de $50 mil pesos…

Detectamos a otra empresa, con la razón social  Edificaciones Públicas y Privadas Vermex, que también es operada por la misma persona… Este  Ingeniero David del Valle, quien para tratar de tapar un poco las triquiñuelas, también es ahora representante de Reguladores Vogar, zona  Veracruz y poder hacer las cotizaciones a modo.

El nuevo favorito del área que asigna las licitaciones es el arquitecto Manuel Roberto Melgarejo Benavides, con los contratos AD 042, AD 026, 102, 122 y 129 para después tener por licitación el contrato LP-078/2019. Esta empresa está ubicada en  Cerrada de Río Pánuco No. 10, en la Colonia Cuauhtémoc, CP 91069, en Xalapa, Veracruz. Los mismos constructores confirman que Manuel Roberto Melgarejo se asoció con alguien más, porque no le alcanza el capital para hacer la obra  él solo. Además, le acaban de asignar otro contrato por más de $30 millones, para una obra en la Facultad de Física y Matemáticas. Melgarejo Benavides tiene la clave del padrón PCM-00210, como se lee con la liga: https://www.uv.mx/dpcm/files/2017/04/padron-2019-enero-marzo-1-trimestre.pdf

Preguntando con los participantes de las licitaciones de diciembre y enero, nos aseguraron existir  irregularidades en los fallos, donde descalificaron a empresas por cualquier motivo. De ahí una empresa recurrió a la FGE por inconformidad, siendo obvio, no era el medio, pero ahí está la evidencia, de que sí hubo un recurso interpuesto entre los participantes.

Los empresarios detectaron en los presupuestos, que en varios de ellos  en el 2018, tenía un importe de una cantidad y al calificarla, daba la mitad del costo, comprobándose que “alguien” estaba inflando los precios, con la complicidad de consentidos proveedores y empresarios constructores. Y aun cuando se detecte menores precios, los encargados de la Dirección de Proyectos, Construcción y Mantenimiento aceptaban el presupuesto, observándose  actos de corrupción en esa dependencia, perteneciente a la Universidad Veracruzana. Y obvio, cuidando que el monto no excediera el límite de la asignación.

Investigando, también detectamos que los presupuestos están en la página de la UV, pero curiosamente  pide una clave para descargar los archivos, poniendo filtros a la transparencia en la información.

Y en varias anomalías presupuestales, detectamos el nombre del ingeniero Abel Martínez, de quien pedimos informes y encontramos comentarios, opinando  que su examen para su contratación no lo aprobó y aun así fue apoyado por la Directora de Proyectos, Construcción y Mantenimiento, Emilia P Rodiles Justo, como nos lo hizo saber los propios proveedores inconformes. Cabe destacar, que la propia Emilia Rodiles Justo es dueña de dos empresas, una de plafones y techos prefabricados, así como una constructora, las cuales, se asegura tener contratos con prestanombres.

No se debe olvidar, la inconformidad de los docentes, quienes opinan que no se invierte en laboratorios y aulas, siendo la prioridad de la Rectora, que los recursos se inviertan en pintura para embellecer, cuando hay urgentes necesidades y esto ha molestado a muchos  académicos. Y próximamente, la UV tendrán la visita de la auditoría federal, para revisar el uso de los recursos que tenían “bajo del colchón” y que por instrucciones de ellos, la SHCP,  los tuvieron que gastar antes de regresarse a la Federación.

Increíble, que ahora se está haciendo negocios lucrativos en  obras y remodelaciones construidas en los diferentes Campus de la Universidad Veracruzana, pero condicionando los moches y sobornos para que las empresas puedan ganar las licitaciones, pero ahora, son por asignación directa y evidenciando favoritismos, siendo esto vergonzoso, cuando su lema es “Lis de Veracruz: Arte, Ciencia, Luz” y no el negocio de Sara Ladrón de Guevara.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.