Dice AMLO que por “Sana Distancia” no se bajó a atender a madres de desaparecidos; a la mamá del Chapo la saludó y ya estaba la “Sana Distancia”

AMLO
«Sólo atiendes a la mamá del Chapo cabrón, pero a nosotros no»; AMLO no se detuvo para atender a madres de desparecidos FOTO: WEB
- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz / La jornada de “Sana Distancia” empezó el 23 de marzo de 2020. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador se bajó de su camioneta para saludar de mano a doña María Consuelo Loera Pérez, madre de Joaquín El Chapo Guzmán el día 30 de marzo, cuando en México ya se superaba los mil contagios. Entonces no le importó al presidente la “Sana Distancia” cuando saludo a la madre del delincuente que más daño ha hecho al país. Pero el día 15 de junio, cuando decenas de madres de desaparecidos le pedían que se detuviera para que escuchara sus reclamos de justicia, entonces sí, López Obrador, el que dice que hay que perderle el miedo al coronavirus, se acordó de la “Sana Distancia”. En su conferencia mañanera se excusó de esta manera: “Ayer hubo este incidente porque no puedo, por la Sana Distancia, exponerme ni exponerlos a ellos. Lamentó mucho que esto haya pasado, es muy incómodo esta situación de cuidado y de sana distancia, no podemos acercarnos mucho. Sin embargo, se atiende a todos, y se respeta a todos”. Pero es mentira, no se atiende a todos ni se respeta a todos. Como lo hemos señalado, estas incongruencias son parte de la derrota de un presidente que pregonó el cambio.

AMLO no es corrupto, pero es encubridor; no es un viejo chocho, pero que tal necio

Se pone de a pechito el presidente de México para que sus detractores hagan escarnio de él. A veces basta una de sus frases o actitudes fuera de lugar para que lo supongan mal de la cabeza, pero en ocasiones él mismo da pie para la burla. En Tlaxcala, durante su conferencia mañanera López Obrador dijo de sí mismo: “A mí me van a seguir cuestionando cómo hablo, voy a seguir padeciendo de expresiones racistas, van a seguir diciendo que no estoy cuerdo, que estoy loco, van a seguir diciendo que soy un viejo chocho, que ya estoy chocheando, pero nunca van a poder decir que soy corrupto”. En esto último tiene razón, no se puede decir que el presidente de México sea corrupto, López Obrador tiene muy claros sus principios de no mentir, no robar, no traicionar; tan lo tiene claro que lo ofrece como una receta contra el coronavirus. No es corrupto el presidente de México, pero que tal encubre a los corruptos. En su gabinete tiene a varios corruptos, empezando por el influyentista Manuel Bartlett y la influyentista Rocío Nahle, quienes, ha salido a la luz, han metido las manos para que sus parientes y compadres reciban millonarios contratos del gobierno federal. Pero en los estados el presidente también tiene corruptos y los encubre. Ahí está Cuitláhuac García, Cuauhtémoc Blanco y Miguel Barbosa. Tampoco es un viejo chocho el presidente, pero sus constantes ataques a los medios de comunicación o los políticos que no están de acuerdo con sus medidas, lo hacen ver como un necio.

El Rolex de Ebrard; se calcula costó más de 800 mil pesos. ¡Pues qué esperaban, una cosa es ser rico y otra promover la austeridad

Se acuerda usted que cuando Carlos Castillo Peraza contendió por el PAN para jefe de Gobierno del Distrito Federal criticó a Cuauhtémoc Cárdenas por ser rico. Cárdenas no se excuso ni se escondió en fruslerías, antes bien contestó que no era delito ser rico, y pues él, era rico, muy rico. Claro, Cárdenas no andaba con la hipócrita campaña de austeridad promovida desde el gobierno de la Cuarta Transformación. Tal vez por eso, a Marcelo le están lloviendo en su milpita muchos mensajes de Twitter en donde se critica el reloj Rolex que usa en un video que graba con el presidente López Obrador. ¿Cuánto cuesta ese accesorio? El modelo DAY-DATE 40, según la página oficial de Rolex tiene un precio de 39 mil 500 dólares, es decir, unos 874 mil 119 pesos mexicanos. Por supuesto no es la primera vez que se habla de ese reloj; de hecho, se sabe que la prenda es un regalo de la esposa de Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores de México. Lo que llama la atención es que el canciller Ebrard, en el minuto 2:26 trate de ocultar los 874 mil pesos que lleva en la muñeca. Por supuesto, en ese momento Ebrard hubiera querido cambiar ese Rolex por un reloj de Mickey Mouse.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.