Manuel Antonio Santiago, poeta/1

Manuel Antonio Santiago y Armando Ortiz
Manuel Antonio Santiago, poeta/1 FOTO: WEB
- en Opinión

Sergio González Levet / La poesía de Manuel Antonio Santiago es uno de los secretos mejor guardados de la literatura veracruzana, y mexicana. 

Y es que por una decisión personal, este gran poeta nacido en los años 50 del siglo pasado ha publicado muy poco de su obra en algunas revistas, suplementos y antologías, y hasta la fecha no hay un libro suyo impreso, aunque sí tiene varios -y muy buenos- escritos, a la espera de que sean conocidos por el gran público y reconocidos por la crítica profesional. 

Raro un poeta tan inédito con tantos galardones logrados en su carrera. Veamos un repaso nomás: 

– Premio Nacional de Periodismo Literario “Belisario Domínguez” 1988, en el género Poesía. Convocado por el Gobierno del Estado de Chiapas, en Comitán de Domínguez, Chiapas. (Jurado: Enriqueta Ochoa, Alejandro Aura y Efraín Bartolomé). 

– Primer Lugar del Premio Nacional de Poesía Joven de México “Elías Nandino” 1986. Convocado por la Dirección de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes y el Departamento de Bellas Artes del Gobierno del Estado de Jalisco, en Guadalajara. (Jurado: Isabel Quiñónez, Ricardo Yáñez y Arturo Trejo Villafuerte). 

– Ganador de la Beca de Literatura 1986-1987, en el género Poesía, convocada por la Dirección de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes, en México, Distrito Federal. (Jurado: Alejandro Rossi y Hugo Hiriart). 

Nomás con eso, otros poetas se hubieran metido en las editoriales y conseguido que sus obras salieran a la luz pública. Pero este poeta (el mejor que ha dado Misantla, a decir del prestigiado vate Ricardo Yáñez) decidió que él y su obra permanecieran en la sombra. 

No obstante, como es paisano, tuvo la generosidad de compartirme una parte somera de su obra, que pongo a su consideración hoy en lo que queda de espacio, y mañana con menos frugalidad. 

Hotel 

El polvo en la ventana. 

Los claveles marchitos. 

La cama revuelta. 

La botella vacía. 

Los papeles en desorden. 

Una sombra debajo de la lámpara 

y un hombre que sin saber por qué 

todavía la ama. 

XII 

Mientras nos amamos 

Miraron el resplandor, tembloroso y voraz, entre las colinas. Lejana, la ciudad ardía. Junto a sus cabellos domados por el viento, antes de partir habló: Mientras nos amamos, tú y yo fuimos el centro de aquella llamarada. Hoy somos sus cenizas. 

[email protected] 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.