Se aceleran rumbo a 2024 por gubernatura

AMLO
Cuitláhuac García y Andrés Manuel López Obrador (AMLO) FOTO: FACEBOOK
Propondría AMLO canonización de Cuitla
Sería “Sán Gano”, el santo de los políticos

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / FALTAN MÁS de cuatro años para el proceso electoral que renovará la gubernatura del Estado, y ya algunos suspirantes, animados por el nivel de impopularidad del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, comienzan a enseñar la testa en aras de muestrearse, muy a pesar de estar muy vistos y, por tanto, con escasa aceptación debido a que en otro tiempo no respondieron a las expectativas del electorado que los vio como una esperanza. En ese tenor, Héctor Yunes Landa ya levantó la mano, y cuando suponía que el “madruguete” sería bien aceptado, enfrentó críticas por la reciente aprobación de su hija, la diputada Andrea Yunes, que fue parte de la derogación de la consulta popular para la revocación de mandato de Cuitláhuac García Jiménez, lo que ha enfurecido a los escasos seguidores que aún tenía el oriundo de Soledad de Doblado que, por otra parte, ha hecho lo suyo por desagradar a quienes aún le tenían fe, pero que ahora lo ven como un ambicioso desmedido. Por ello el ex presidente de la Fundación Colosio, Inocencio Yáñez Vicencio le picó, recientemente, la cresta, sabedor de que el “choleño” es de mecha corta, aduciendo que Yunes Landa está en todo su derecho de destaparse para el 2024, pero la militancia del PRI también está en todo su derecho de rechazarlo para que se vuelva a presentar en esa contienda por la gubernatura, sobre todo porque se ha ubicado fuera del tricolor al trabajar para formar en Veracruz su propio partido con sus testaferros y, en segundo lugar, por haberlos llevado a una derrota por su incapacidad para deslindarse del patrocinio de Javier Duarte y utilizar un discurso arrogante, ofensivo y vacío que lo llevó a abonar al descrédito y pérdida de confianza ante el electorado. Mientras tanto, José Francisco Yunes Zorrilla, un joven político con trayectoria y fama de decente, cercano a la sociedad y que sabe sumar adeptos, espera los tiempos sin aceleres, sabedor de que un gran conglomerado cree en su persona.

HÉCTOR, QUE en realidad busca ser primero candidato a diputado local para desde allí hacer campaña por la candidatura a la gubernatura se ha quedado callado, y no es para menor tras la tupida que le dieron en redes sociales, donde lo menos que le dicen es traidor a la candidatura de Francisco Yunes Zorrilla por la que no quiso trabajar en aras de que fracasara, como finamente sucedió, debido al arrastre de Andrés Manuel López Obrador que jaló como un tsunami la candidatura del opaco Cuitláhuac García Jiménez, seguido de cerca por Miguel Ángel Yunes Márquez que con todo y lo que sea, logró una votación inédita en el Estado, aunque una segunda candidatura difícilmente la aguantaría ya que, en principio, su padre ya no es gobernador del Estado y, en segunda, el crecimiento que ha tenido el senador Julen Rementería del Puerto es muy significativo, además de que, indiscutiblemente, es más maduro que el junior que acaso jamás fue amamantado por biberones de humildad. Sin embargo, si no es Yunes Márquez, la familia de El Estero tratará de provocar divisionismo al PAN, algo en lo que ya debe trabajar desde ahora el Senador porteño.

EN MORENA, por otra parte, los dados aún no definen el rumbo, aunque la mayoría de los veracruzanos se inclinan por el Senador Ricardo Ahued Bardahuil, aun cuando los grupos afines a la zacatecana Rocio Nahle hacen hasta lo imposible por desprestigiarlo y presentarlo como alejado del Presidente López Obrador por su decisión de renunciar a la Dirección General de Aduanas, al no estar de acuerdo con el manejo que se pretendía a esa instancia de la que también se busca sacar raja para seguir manteniendo e impulsando los programas sociales para los cuales ya no hay dinero que alcance. Ahued como Pepe Yunes, dos caballeros de la política se mantienen, sin embargo, en silencio, dejando que las olas vayan acomodando la arena, y esperando que la decisión de la candidatura parta de una consulta a la base en la cual, sin duda, arrasaría el también, empresario del plástico.

Yáñez Vicencio le dice, mientras tanto, a Yunes Landa que “lejos de reconocer sus errores y darse a la tarea de enmendarlos, todavía se ha dedicado a despojar al partido que le dio todo, de sus candidaturas para premiar secuaces y familiares; le recuerda que los priistas “hubiéramos querido que en sus estertores políticos asomara un poco de humildad y en lugar de pensar en él y en su pandilla, pensara lo que hay que hacer para que el PRI recobre la credibilidad y la confianza del electorado”. Por lo anterior, quien en su momento se ostentaba como amigo de Miguel Ángel Yunes y Fidel Herrera advirtió “que el próximo candidato a la gubernatura tricolor saldrá del libre debate de los méritos de cada aspirante, y en esa discusión pública Héctor no tendrá más que los votos de su servidumbre que pulula por el Congreso o por los pasillos de las oficinas de gobierno”.

PERO QUIZÁ el acelere de gente como Yunes Landa, más que a sus posibilidades de ganar, que son nulas, obedezca a los niveles de aceptación que presenta a solo año y medio de haber sido designado –que no electo-, Cuitláhuac García Jiménez, pues de acuerdo al sondeo más reciente de Arias Consultores, el mandatario se encuentra en el penúltimo lugar de los gobernadores menos aceptados, muy a pesar de las alabanzas del Presidente Andrés López Obrador que acaso en su próxima visita lo propondrá al vaticano para ser canonizado en vida, elevándolo a los altares como el Santo de los Bailadores conocido como “San Goloteo”, o el Santo de los Fiesteros (rumberos, parranderos) “San Pascual Bailón”, aunque a decir verdad, como ya existen, tal vez le otorguen el título del Santo de los Políticos, “Sán Gano”. Como fuera, García Jiménez aparece en penúltimo lugar, apenas con el 14.3 por ciento de aprobación, solo por encima de su correligionario de Puebla, Miguel Barbosa –que, también resultó ser una nulidad, además de arrogante, dando crédito a la sentencia divina de: cuídate de los buenos porque a los malos yo te los señalo, y quien está en último lugar, con el 7 por ciento de aprobación.

POR ELLO de Cuitláhuac se ha dicho, incluso, que podría ser removido en Diciembre (por lo que de suceder le vendría bien el Santo del último lugar “San seacabó”, sobre todo si el Presidente Andrés Manuel López Obrador requiere de un dechado de honestidad en su gabinete a quien seguir muestreando y poniendo como ejemplo, aunque para ello tenga que conseguirle un puesto sin importancia, donde no hable ni interactúe, porque en esos menesteres el mandatario no da una. Así de simple. OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.