El futuro de los auriculares empieza por cortar cables

Auriculares
Auriculares y la tecnología Bluetooth FOTO: WEB
- en Carrusel, Nacionales

Están por todas partes. Ya sea que estemos caminando por la calle, viajando en tren, estudiando en la biblioteca o haciendo deporte, los auriculares no dejan de estar presentes allá donde ponemos la vista. Desde el primer modelo creado en 1910, por Nathaniel Baldwin, hasta los audífonos por bluetooth de la era moderna, este gadget se ha convertido en algo indispensable, tanto para escuchar música, como para salvaguardar nuestra intimidad a la hora de hablar por teléfono en público.

¿En qué consisten los audífonos por bluetooth?

Los audífonos por bluetooth se engloban dentro de los famosos auriculares inalámbricos. Esta clase de auriculares se caracterizan por poderse conectar a un dispositivo electrónico (por ejemplo: a un smartphone, altavoz estéreo, televisor u ordenador) sin que haya cables de por medio, lo que permite que sean mucho más prácticos y versátiles.

¿Qué es Bluetooth y quién lo fundó?

Bluetooth surge en algún momento de 1990, a partir del interés de varios profesionales del sector de la telefonía, la electrónica, la informática y otras áreas, que se dispusieron a encontrar un modo que permitiera conectar unos dispositivos con otros y así facilitar la transferencia de archivos entre estos, sin la necesidad de recurrir a cables o puertos USB.

Principalmente, puede decirse que surgió en Suecia, de la mano de la empresa Ericsson (fabricante de equipos de comunicaciones), bajo las ideas y trabajo de dos figuras clave: Jaap Haartsen (nacido en Holanda) y Mattison Sven.

– ¿Por qué se llama Bluetooth?

Uno de los desarrolladores que participaron en la creación de esta tecnología, Jim Kardach, propuso el nombre en honor a Harald I de Dinamarca, un rey vikingo conocido por conseguir la unificación de varias tribus noruegas, danesas y suecas bajo una misma religión: el cristianismo. Según se rumoreaba, el vikingo parecía tener un diente azul, con lo que se le apodó con el sobrenombre de “Harald Blatand”, cuya traducción literal al inglés es “Blue (azul) Tooth (diente)”.

Como la finalidad de esta tecnología es la de unir varios equipos (móviles, ordenadores, tabletas…) entre sí, del mismo modo que Harald lo hizo con las tribus escandinavas, siguiendo con esta idea, se decidió atribuirle el nombre del vikingo.

– ¿Cuál es el origen del logotipo?

El logo que representa a Bluetooth es la unión de la inicial del nombre del vikingo (la “h” de Harald) con la inicial de su sobrenombre (la “b” de Blatand). Al fusionarse da lugar al símbolo tan característico que parece un lazo invertido. En cuanto al color del icono (azul), la elección de éste mantiene su consonancia con los rumores sobre Harald y su diente azul.

¿Audífonos con Bluetooth o de cable?

La característica más evidente de los auriculares inalámbricos reside en la ausencia de cables, lo que influye positivamente en la comodidad. Mientras que en los habituales, en el momento en que desviamos un poco el cable, la transferencia de información se ve interrumpida o afectada, en los inalámbricos, no importa que nos movamos o nos alejemos incluso del dispositivo, ya que la conexión no se realiza por cable, sino que se efectúa en forma de ondas de radiofrecuencia.

De hecho, algunos modelos incluyen la opción de manos libres y controles físicos incorporados en los propios auriculares, por lo que podemos subir el volumen o pasar de canción desde el mismo audífono, sin tener que encender la pantalla del móvil o tableta.

– ¿La batería es también una ventaja?

La autonomía de la batería de estos auriculares depende del modelo. Por regla general, al ir conectado por Bluetooth, consumen más batería que unos habituales (de cable). No obstante, pueden llegar a ofrecer hasta diez horas de funcionamiento. En el caso de muchos vienen con batería recargable, con lo que basta con un cable micro USB para enchufarlo a una toma de corriente.

Clases de auriculares inalámbricos recomendados

Según su estructura física y, por ende, configuración, los auriculares inalámbricos pueden clasificarse en:

  • Auriculares de diadema

Son normalmente los más cómodos. De mayor tamaño que muchos otros tipos, cubren completamente la cabeza. Los altavoces, al ser amplios, ocupan todo el pabellón auditivo y crean un sonido que se percibe con más detalle que en el caso de los auriculares de botón.

  • Auriculares de cuello

Los auriculares de contorno de cuello, de nuca o de cervicales son ideales para la libertad de movimiento, lo que los convierte en uno de los preferidos por los deportistas. También son recomendables para usuarios especialmente sensibles a la presión sobre la cabeza (causada a menudo por los de diadema).

  • Auriculares deportivos

Suelen ser resistentes al agua, al polvo y a las caídas. Con una autonomía de batería de entre 4 y 10 horas es suficiente para poder disfrutar de estos auriculares durante el entrenamiento o el tiempo destinado al deporte aficionado. Se desaconseja el uso de auriculares deportivos que tengan cancelación de ruido, ya que para el deportista es interesante estar atento a lo que sucede en su entorno.

  • Auriculares de botón

Son los que menos espacio ocupan. Al ponerse directamente en el pabellón de la oreja, introducidos en éste, el sonido llega directamente al oído, con lo que se capta con mucha claridad, ya que están diseñados de modo que minimizan los ruidos del entorno.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.