Hugo López-Gatell, un ídolo con pies de barro. Se le vino abajo su mundo de mentiras; la realidad siempre gana esa partida

Gatell
Hugo López Gatell FOTO: WEB

Cuando el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell dice muy sesudo que las proyecciones de la Secretaría de Salud sobre el comportamiento del Covid-19 habían quedado rebasadas, tácitamente está reconociendo que se equivocó. Las predicciones de López-Gatell, basadas en datos erróneos, han dado como consecuencia que constantemente se equivoque, constantemente se contradiga. ¿Cuántas veces no ha dicho que el pico de la pandemia será “esta semana”? ¿Cuántas veces ha dicho que México está aplanando la curva de contagios? ¿Acaso no fue él quien dijo que la inmunidad de López Obrador era moral?

¿Acaso los gobernadores de su mismo partido, Morena, no han señalado los equívocos y los datos falsos que da en su conferencia de las 19:00 horas? ¿Acaso no le dijo la misma Claudia Sheinbaum que dejara de mentirle al presidente? Hugo López-Gatell es un ídolo con pies de barro, como el del sueño de Nabucodonosor.

Desde su columna Raymundo Riva Palacio lo señala: «López-Gatell ha hecho de las conferencias de prensa un ejercicio de divulgación cantinflesca. Como dice una cosa dice otra, y siempre remata con que los datos, por más maromas misteriosas que da, le dan la razón a sus dichos. Es falso. Lleva semanas mintiendo a la nación y, peor aún por las consecuencias que tiene, al presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien le endulza el oído con lo que quiere oír, y lo induce, probablemente no por diseño sino por zalamero, a que tome decisiones equivocadas». Lo seguiremos diciendo, nadie puede reñir con la realidad, esperando salir vencedor.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.