Dicen que el familiar falleció de coronavirus y descubren que son mentiras. «El Covid-19 no arranca los dientes, tampoco hace sangrar los ojos ni el rostro, los actos de tortura sí»

Dicen que el familiar falleció de coronavirus
Dicen que el familiar falleció de coronavirus y descubren que son mentiras. «El Covid-19 no arranca los dientes, tampoco hace sangrar los ojos ni el rostro, los actos de tortura sí» FOTO: WEB

De pronto una familia de El Salvador fue contactada para informarles que su familiar Luis Iván Mejía Bonilla, un hombre de 30 años de edad, había fallecido. A lo familiares de Luis les dijeron que acudieran al Hospital de Santa Teresa en el municipio de Zacatecoluca, El Salvador. Al llegar al hospital las autoridades les informaron que Luis Iván Mejía había fallecido de coronavirus. Les dijeron que no podían hacerle un funeral debido al coronavirus y que su cuerpo tenía que ser incinerado de inmediato. Ante esta noticia, unos de los familiares decidieron investigar en las declaraciones de los forenses para saber cuál era el resultado que ellos habían obtenido en el fallecimiento de Luis Iván Mejía.

En el informe forense se asentó que la causa del fallecimiento del hombre fue por una hemorragia, lo cual inició las sospechas de los familiares, quienes consideraron muy extraño que Luis Iván muriera de forma repentina, razón por la cual exigieron que les mostraran el cuerpo de su familiar. Cuando vieron el cuerpo de Luis, observaron que tenía golpes por todas partes, parecía que había recibido actos de tortura antes de morir.

La razón por la cual el familiar del muerto tuvo desconfianza en lo que les decían acerca de la muerte de Luis Iván, surgió porque fue detenido unos días antes de su fallecimiento. Lo detuvieron acusado de participar en la muerte de un soldado y, además, pertenecía a una banda delictiva de ese país. Con las evidencias debidas, acudieron ante la fiscalía y la Procuraduría de Derechos Humanos para que investiguen qué pasó en realidad con Luis Iván, el falso paciente que murió por coronavirus. Los familiares dijeron que, el Covid-19 no arranca los dientes, tampoco hace sangrar los ojos ni el rostro, los actos de tortura sí.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.