Cuitláhuac García, como la quinceañera casquivana a la que el padrino llama pura y virginal; AMLO destaca los defectos del gobernador al defenderlo

Cuitláhuac
Tuxpan, Ver. El Presidente Andrés Manuel López Obrador en compañia del gobernador de Veraceruz, Cuitlahuac García Jiménez FOTO: JOSÉ LUIS AGUILAR/FOTOVER
- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz / ¿Qué es lo que pasa cuando el padrino de una quinceañera, en su discurso, describe a la celebrada como una niña pura y virginal, cuando todos en la fiesta saben que la chamaca tiene mucho de casquivana? ¿Qué es lo que pasa cuando el padrino de la quinceañera la describe delgada, como una varita de nardo, cuando la pobre chamaca apenas cupo en su vestido de holanes? ¿Qué es lo que pasa cuando el padrino de una quinceañera se refiere a ella como la chica más inteligente que haya conocido, pero todos en su escuela saben que la muy burra lleva dos años repitiendo el primer grado de secundaria? Lo único que hace el padrino es que todos en la fiesta tengan presente los defectos de la quinceañera; en la mente de los invitados no sólo queda mal el padrino, que pretende ocultar los defectos de la celebrada, sino que hace quedar mal a la misma celebrada. Sirva este ejemplo para demostrar que López Obrador no le hace ningún favor a Cuitláhuac García cuando lo llama “persona honesta y limpia”, pues ha quedado muy claro en la mente de los veracruzanos que el gobernador de Veracruz se ha portado con deshonestidad en varios momentos. No se puede llamar honesta a una persona que negaba que el subsecretario de Finanzas era su primo, cuando lo era; no se puede llamar limpia a una persona que mantiene en su gabinete a varios funcionarios que, ha quedado demostrado, están robando a los veracruzanos. No se puede llamar honesto y limpio a alguien que miente con total descaro. Cuitláhuac García es como la quinceañera casquivana a la que el padrino llama pura y virginal; lo que hace AMLO es destacar los defectos del gobernador veracruzano.

Diga lo que diga Zenyazen Escobar, sus empresas son fantasma; no puede explicar que las direcciones fiscales sean tiendas de mole o lavados de auto

Como lo hemos venido señalando desde hace meses en Libertad bajo Palabra, el gobierno de Morena habilitó a un grupo de empresas y “empresarios” para que jugaran de acuerdo a las reglas que el primo hermano del gobernador, Eleazar Guerrero disponga. Estos “empresarios” rescatarían empresas que en años anteriores estuvieran trabajando con el gobierno, cambiarían de responsables y las habilitarían para que concursaran en los procesos de adjudicación de cada dependencia. Se ha hecho común en este gobierno la práctica de la adjudicación directa o por invitación. En este último procedimiento se invita a tres personas o empresas, y muchas veces resulta, como ya lo hemos demostrado, que las tres empresas invitadas tienen al mismo propietario. Esto es lo que ha sucedido en la Secretaría de Educación de Veracruz, donde se ha descubierto que las empresas concursantes tienen direcciones ficticias, o direcciones que llevan a casas abandonadas, predios, talacheras, lavados de auto o tiendas donde venden mole. Zenyazen Escobar puede simular que las obras contratadas se realizaron, puede crear su propio escenario, pero no puede explicar por qué esas empresas tienen su sede en un lavado de autos o en una tienda de mole. La corrupción ya echó a perder el gobierno de Cuitláhuac García, y no importa lo que diga López Obrador, los veracruzanos ya se dieron cuenta de esta corrupción.

Ahora que “ya se aplanó la curva” de contagios, Hugo López-Gatell ya recomienda el cubrebocas; ¿en qué quedamos?

En sus conferencias de prensa para informar a la ciudadanía sobre el avance del coronavirus en México, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell no usaba cubrebocas. De hecho, sobre el uso del cubrebocas decía que sólo era una medida preventiva, más no lo consideraba necesario a menos que la persona estuviera contagiada. De hecho, una de sus famosas declaraciones fue: “No hay evidencia científica que respalde el uso de cubrebocas”. No obstante, en otros países se recomendó desde hace varias semanas el uso del cubrebocas, algo que afortunadamente algunos estados imitaron y recomendaron a sus ciudadanos que usaran el cubrebocas. Ahora, cuando supuestamente la curva ya se aplanó, cuando algunos municipios están a punto de entrar a la nueva normalidad, es entonces que López-Gatell recomienda el uso del cubrebocas: “En el tránsito a la nueva normalidad el cubrebocas será una medida auxiliar para evitar la propagación de Covid-19. Se suma a las medidas de higiene y sana distancia que permanecerán en la sociedad para prevenir coronavirus y otras infecciones de transmisión”. ¿Por qué si supuestamente el riesgo de contagios bajó (“aplanamos la curva”) ya pide usar el cubrebocas, pero no lo recomendó en el momento de más contagios? Lo único que podemos entender es que la curva no se ha aplanado y estamos viviendo el momento de más contagios.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.