“Pay de limón”, el perrito que vivió para contar; su cuerpo marcado da testimonio de la crueldad de los Zetas

Zetas
“Pay de limón”, el perrito que vivió para contar; su cuerpo marcado da testimonio de la crueldad de los Zetas FOTO: WEB

Uno de los cárteles de droga más temidos en México es el del grupo delictivo los Zetas. La llamada letra es recordada por sus horribles actos de tortura. Sin embargo, no se sabe exactamente como perfeccionaron estos métodos usados con sus enemigos y contra la ciudadanía en general. Uno podría creer que usaban a personas para practicar estos horribles actos, pero la realidad es que los Zetas ocupaban cualquier cosa viviente para mejorar sus cortes y así volverse insensibles al realizarlos. Una prueba viviente de las prácticas de los Zetas es “Pay de limón”, un perrito que en la actualidad tiene nueve años, pero que hace unos ayeres fue víctima de este sanguinario cártel de la droga.

El pasado 2011 el can fue encontrada en un basurero luchando por su vida, pues fue abandonado a su suerte luego de que fuera torturada a más no poder por los Zetas. Una de las máximas muestras de maldad del grupo delictivo hacia el indefenso animal fue que los integrantes del cártel de droga le cortaron las dos patas delanteras; se piensa que los Zetas le cortaron las patas al perro para practicar el corte de dedos, método de tortura muy popular entre el narco. Luego de ser encontrada en el basurero, vecinos de la zona alertaron a la Asociación Civil Milagros Caninos, para que fueran a rescatarla.

Tras su rescate, “Pay de limón”, un perro pastor belga malinois fue llevado a la Ciudad de México, donde llevo a cabo su lenta pero satisfactoria rehabilitación. No fue nada fácil, ya que se necesitaron de muchas caricias, paciencia y métodos psicológicos para que el perro pudiera volver a tener confianza en la gente. Luego de su recuperación al perro se le fabricaron unas prótesis especiales para que pudiera volver a caminar. En la actualidad “Pay de limón” vive felizmente. De los Zetas sólo le quedan los malos recuerdos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.