Fracasa el “fuchi caca” y entra el Ejército

Seguridad
Elementos del Ejército Mexicano en las calles de México FOTO: WEB
Soldados y marinos van contra delincuencia
AMLO termina haciendo lo que criticaba

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / NO CABE duda que los refranes son proverbios culturales que se sustentan en la sabiduría popular, sobre todo de nuestros ancestros a quienes la experiencia les fue dando esa sapiencia que no se equivoca, y que no se aprende en los libros sino en la cotidianidad. Y hay una sentencia que no tiene desperdicio: “cae más pronto un hablador que un ciego o cojo”, que en la explicación de nuestros viejos se traduce en “no hablar más de la cuenta, no decir mentiras, no ser fantoche. Porque el día en que sepa la verdad te van a bajar de la nube, es decir, cae más pronto un hablador que un cojo o ciego”. Y es que aún se recuerda cuando el 28 Marzo de 2017 el, entonces, presidente del Movimiento de Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador criticó, desde Nuevo Laredo, Texas, la declaración de “guerra” del expresidente Felipe Calderón a la delincuencia organizada y su decisión “absurda y criminal” de recurrir al uso indiscriminado de la fuerza militar que “en vez de resolver el problema, lo empeoró”. Aquella vez, en sus giras previas a convertirse en candidato a la Presidencia de la República por el partido que fundó, dejó en claro que en la llamada “guerra contra el narcotráfico”, de 2006 hasta ahora (2017) se han reportado 210 mil asesinatos. “Es terrible que haya pasado eso en nuestro país y más de un millón las víctimas de la violencia. Es increíble que a pesar del sufrimiento del pueblo de que están destruyendo al País, insisten en mantener la misma política antipopular y entreguista. Quieren sostener a como dé lugar el régimen de corrupción. Parece que no tienen llenadera, no quieren dejar de robar, no aceptan que ha sido por eso que se desató la inseguridad y la violencia en nuestro país”.

FUE EN aquel encuentro con connacionales que López Obrador advirtió que “si el gobierno sigue apostando a la fuerza, en vez de erradicar la violencia va a seguir multiplicándola. Esto lo debemos tener muy claro, hay que enfrentar la decadencia con una verdadera transformación. No hay ya otra salida, tenemos que cambiar al régimen corrupto para lograr el renacimiento de México y ese es el propósito de nuestra lucha”. Pero las cosas no quedaron allí: el pasado primero de Diciembre de 2019, en ocasión de su primer año, AMLO recordó que su Gobierno vivió una prueba de fuego en la que la delincuencia salió a la calle con armas de alto calibre, en referencia al fallido operativo en Culiacán, Sinaloa, en donde se capturó y liberó a Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo”, y fue, entonces, que volvió a la carga contra su odiado enemigo cuando aseguró que “la irresponsable decisión de Felipe Calderón de lanzar la guerra contra el narcotráfico condujo a soldados y marinos a una lucha frontal contra la delincuencia organizada para limpiar como fuera con ajusticiamientos, masacres o exterminio”, y pidió no olvidar que “el 2 de enero de 2007, Felipe Calderón, para tratar de legitimarse luego del fraude electoral, ordenó desde Apatzingán, Michoacán, la participación de las Fuerzas Armadas en lo que denominó ‘guerra contra el narcotráfico”’. Esta irresponsable decisión condujo a soldados y marinos a una lucha frontal contra la delincuencia organizada, bajo la consigna de ‘limpiar’ como fuera, con ajusticiamientos, masacres o exterminio”.

POR ELLO y no por otra cosa, sorprende y llama la atención que este lunes –muy a pesar de que AMLO ha dicho había dicho que el Ejército regresaría a los cuarteles-, fuera publicado en el Diario Oficial de la Federación el acuerdo firmado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador por el que “se dispone de la Fuerza Armada permanente para llevar a cabo tareas de seguridad pública de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria”, esto “en ejercicio de la facultad que me confiere el artículo 89, fracción I, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y con fundamento en los artículos 29, 30 y 30 bis de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, y el transitorio Quinto del Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de Guardia Nacional, publicado el 26 de marzo de 2019, en el Diario Oficial de la Federación”.

SEGÚN EL artículo primero del acuerdo, “se ordena a la Fuerza Armada permanente a participar de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada subordinada y complementaria con la Guardia Nacional en las funciones de seguridad pública a cargo de ésta última, durante el tiempo en que dicha institución policial desarrolla su estructura, capacidades e implantación territorial, sin que dicha participación exceda de cinco años contados a partir de la entrada en vigor del Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de Guardia Nacional, publicado el 26 de marzo de 2019, en el Diario Oficial de la Federación. Segundo: La Fuerza Armada permanente, en el apoyo en el desempeño de las tareas de seguridad pública a que se refiere el presente Acuerdo, realizará las funciones que se le asignen conforme a las atribuciones que prevén las fracciones I, II, IX, X, XIII, XIV, XV, XVI, XXV, XXVII, XXVIII y XXXIV del artículo 9 de la Ley de la Guardia Nacional y, Tercero: En el apoyo en el desempeño de las tareas de seguridad pública, la Fuerza Armada permanente se regirá en todo momento por la estricta observancia y respeto a los derechos humanos, en términos del artículo 1o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y observará la Ley Nacional Sobre el Uso de la Fuerza y demás ordenamientos en la materia (lo mismo ordenó Calderón) y un Cuarto que no tiene desperdicio: Se instruye al Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana para coordinarse con los secretarios de la Defensa Nacional y de Marina (coordinarse, no estar por encima de ellos que al final del día, tampoco lo aceptarían los militares) para definir la forma en que las actividades de la Fuerza Armada permanente complementarán la función de la Guardia Nacional, porque además, el Quinto lo dice todo: Las tareas que realice la Fuerza Armada permanente en cumplimiento del presente instrumento, estarán bajo la supervisión y control del órgano interno de control de la dependencia que corresponda (y no del titular de la SSPPC).

Y UNO se pregunta: ¿Entonces para que tanto brinco estando el suelo tan parejo?. Y es que el acuerdo solo permite deducir dos cosas. 1.-La Guardia Nacional no ha dado el ancho ante la delincuencia –y basta ver las masacres que se siguen cometiendo a diario, secuestros, asaltos, extorsiones y robos) y, 2.-Ni los abrazos –suspendidos por el CoVid19-, ni el “fuchi caca”, ni el “guácala” o el “acúsalos con tu mamá Quico” dieron resultados, y AMLO imitará a Felipe Calderón en la lucha contra la delincuencia organizada, y algo queda muy claro: los militares y marinos, a diferencia de la Guardia Nacional, no se andan por las ramas, de tal suerte que no permitirán que los sobajen, ofendan o falten al respeto. Van a responder en igualdad de circunstancias que la delincuencia, porque para eso fueron entrenados. En fin, cae más pronto un hablador que un ciego o cojo. Así de simple. OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.