Saraí desobedeció a su madre y se fue de fiesta sin importarle nada; la joven nunca se imaginó que ese sería su último día de vida

Saraí
Saraí desobedeció a su madre y se fue de fiesta sin importarle nada; la joven nunca se imaginó que ese sería su último día de vida FOTO: WEB

¿Cuántos muertos debe haber para que la gente entienda que debe evitar el mundo de las drogas? ¿Cuántas veces las madres les dicen a sus hijos que no se metan con personas que andan en malos pasos y ni tan siquiera las escuchan? Saraí, joven de 20 años, desobedeció a su madre para irse de fiesta con sus amigos. La fiesta se llevaría a cabo en el interior de un complejo situado en la colonia La Maza, esto en la alcaldía Cuauhtémoc de la Ciudad de México. La joven se fue a la fiesta aun sabiendo que su madre se había enojado, se fue a la fiesta aun sabiendo que el novio con el cual andaba, estaba metido en problemas de drogas. Al parecer el novio de Saraí era narcotraficante y había metido a Saraí a la venta de droga. Ese día que se salió de su casa desobedeciendo a su madre, nunca se imaginó que sería su último día de vida

La joven se encontraba en la fiesta disfrutando con sus amigos, tenían bebidas alcohólicas y droga para pasar una buena noche. De repente sin que nadie se diera cuenta, a la fiesta llegaron hombres armados, sujetos que iban directamente hacía Saraí. Una vez que los hombres la tuvieron de frente le dispararon hasta dejarla sin vida. La joven intentó escapar más no pudo, dos amigos de Saraí que se encontraban cerca de ella también fueron alcanzados por las balas, pero estos sobrevivieron. El novió de Saraí nunca llegó a la fiesta.

El novio sabía que, al meter a Saraí al negocio de la droga, ese era el futuro que le esperaba. De los asesinos no se sabe nada. La madre de Saraí al enterarse de lo que le había pasado a su hija lloró lágrimas de dolor, lloró de tristeza, lloró de coraje porque ese día le había prohibido salir y la joven se fue sin hacer ningún caso a su madre. Los policías cuando llegaron al lugar de los hechos, regañaron a todos los que estaban en la fiesta. Las autoridades les dijeron: «¿Acaso esto que le paso a Saraí es lo que quieren que les pase a ustedes?». Los jóvenes sólo guardaron silencio y agacharon la cabeza.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.