Mi vida por una pizza o crónica de una pendejez complaciente

Mi vida por una pizza o crónica de una pendejez complaciente
Mi vida por una pizza o crónica de una pendejez complaciente FOTO: WEB

Resulta increíble que después de tanta información gente salga a las calles a exponerse por comprar una pizza. Seguramente después de que los padres les preguntaron a sus bendiciones que querían para celebrar el día del niño, muchos infantes pidieron una pizza de peperoni o la clásica hawaiana con piña.

Y es que el día de ayer se pudo observar que cientos ciudadanos salieron a comprar las dichosas pizzas sin cubre bocas. Se pudo observar gente formada en las filas, que no respetaron la sana distancia recomendada.

La culpa en parte es de la empresa Little Caesars, cadena de restaurantes, especialistas en preparar pizzas a precios muy económicos. Al menos en sus sucursales en la capital del estado de Veracruz, estas se vieron abarrotadas desde las primeras horas. Esta irresponsable actitud contrasta con el esfuerzo de miles de ciudadanos que de manera responsable se han quedado en sus casas, obedeciendo las instrucciones que han marcado las autoridades de salud mexicanas.

Se sabe que las autoridades de salud en varios estados clausuraron varias sucursales de esta empresa por no respetar las medidas sanitarias. Los especialistas señalan que con estas actitudes tan irresponsables, será difícil superar rápidamente la crisis ocasionada por el Covid-19.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.