Nahle: La Negociación

Nahle
La explosiva Rocío Nahle truena de nuevo FOTO: WEB
- en Opinión

Brenda Caballero / Hace aproximadamente un mes, alguien me preguntó: ¿Por qué la gasolina había bajado tanto su precio? A veces es complicado explicar que ese bajón de precio (que siempre ansiamos los que tenemos vehículo), deriva de la reforma energética, pues el precio del petróleo ya no lo fija el gobierno mexicano, sino el mercado internacional, y que la disminución de éste depende de una guerra comercial estratégica. Sí, de la guerra petrolera entre dos de los principales países productores de petróleo: Rusia y Arabia Saudita.

El hecho de tener precios más baratos de la gasolina fue el resultado de una falta de acuerdos planteados en una reunión entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia. Dicha reunión intentaba disminuir la producción de petróleo en el mundo, ya que con la pandemia del Covid 19 había bajado considerablemente su demanda. Recordemos que China, gran consumidor del hidrocarburo, al cerrar sus fábricas por ser el origen del brote de la pandemia, disminuyó su consumo y por ende, compró menos barriles de petróleo. En otros países ocurrió lo mismo al entrar forzosamente en cuarentena; incluso nosotros mismos lo vivimos: no compramos gasolina, porque estamos en cuarentena, aunque el precio esté bajo.

En esa reunión, Rusia manifestó que disminuir su producción petrolera le afectaría, ya que las beneficiadas serían compañías petroleras privadas estadounidenses. En conclusión, “se levantó” de la mesa de negociación y tomó la decisión de incrementar su producción de petróleo. A su vez, Arabia Saudita hizo lo mismo, por lo que al haber más producción en el mercado, el precio disminuyó. ¿Recuerda usted la ley de la oferta y la demanda? Pues bien, al aumentar la oferta del petróleo, el precio del barril disminuyó, y de allí sus derivados.

Ahora bien, como ningún pleito es para siempre y más si de ganancias millonarias se trata, aunado a la recesión mundial acelerada por la pandemia del Covid 19, y como China ya está recuperándose y volviendo a producir, era necesario estabilizar el precio del petróleo ¿de qué forma? Pues disminuyendo su producción, pues con el pleito nadie gana, ni México, ya que nuestro país incrementa su recaudación del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) a través de la venta del combustible.

Haciendo números, aproximadamente el 30 por ciento de los ingresos federales es por venta de hidrocarburos. Y con la cuarentena ¿pues cuál recaudación?

Ante el panorama económico mundial, los países miembros de la OPEP (Argelia, Angola, República Democrática del Congo, Guinea, Gabón, Iraq, Kuwait, Nigeria, Emiratos Árabes Unidos, liderados por Arabia Saudita) y la NO OPEP (Azerbaiyán, Bahrein, Brunei, Kazajistán Malasia, México, Oman, Sudán, Sudán del Sur liderados por Rusia) organizaron la novena reunión ministerial extraordinaria para consensuar y acordar el precio del petróleo. Ante la pandemia la reunión fue virtual entre los representantes de dichos países.

Rocío Nahle, secretaria de Energía, fue la representante de nuestro país en la negociación, y parece que le tocó su Jueves Santo, pues a pesar de que tuiteó de que los países trabajaron en un consenso para estabilizar el precio del petróleo, los encargados de cubrir informativamente la negociación, manifestaron su asombro y hasta manejaron de inédita la reunión por el tiempo que tardó la Secretaria de Estado en llegar a un acuerdo que al final, ni se llegó a ello.

Todo indica que algo le pasó a su computadora pues se le apagó de repente ¡y pum! pues que sale de la negociación mundial. Posteriormente a ello, le llovió de todo, hasta la solicitud de sacar a México del Grupo por retrasar por horas el acuerdo, sin llegar a nada.

Tras esto, Rocío en su cuenta de twitter propuso que México reduciría su producción de petróleo a 100 mil barriles por día los próximos dos meses, y no los 400 mil como se había propuesto; incluso hasta Donald Trump entró “a rescatarnos” y proponer que Estados Unidos iba a poner 250 mil barriles…

Este viernes santo, se reanudó la negociación entre los países para llegar a un acuerdo OPEP Plus, incluido el G20; sin embargo no hubo consenso.

La corresponsal de Energy Intelligence, Amena Bakr, tuiteaba que Arabia Saudita planea emitir una declaración culpando a México por no aceptar reducir su producción (por la cantidad asignada de 400K). Déjeme comentarle que lo que le piden a México es el mismo porcentaje para todos los países del grupo. Claro que depende de la producción total que se tenga.

La reunión hasta con el G20 del viernes no llegó a nada; incluso el problema de México sigue sin resolverse al día de hoy, ya que Nahle sigue en la postura de recortar únicamente la cuarta parte de lo que tocaría al país como parte del grupo.

Este sábado habrá nuevamente reunión ¿llegarán a algún acuerdo? ¿Nos sacarán de la No OPEP? ¿Nos pondrán altos aranceles? ¿O le deberemos la vida a Trump?

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.