Estamos frente a la lucha por la vida, somos una generación de mexicanos que provenimos de grandes revoluciones, dice Ricardo Aguilar Gordillo

- en Opinión

Luis Ortiz Ramírez / En las redes sociales existen epidemiólogos con apenas la prepa terminada, otros son epidemiólogos de face, y unos politizan sus opiniones. Algunos se refieren al presidente con apodos bajos, y desacreditan el trabajo  del  Dr. Hugo López Gatell Ramírez. Me resultó muy grato encontrar la opinión del  maestro Ricardo Aguilar Gordillo, quien ha  sido dos veces secretario de educación en Chiapas, y que cuando fue delegado del ISSSTE, en esa comunidad, tuvo que enfrentar con un buen equipo de trabajo los estragos de la Influenza entre los grupos más vulnerables, como son los indígenas. Se los dejo para su reflexión:

“Hemos estado viviendo en estos últimos días, momentos de angustia, quizá de tristeza. Una situación inédita que nunca habíamos tenido, pero también estamos viviendo momentos profundos de reflexión, estamos aprendiendo a vivir con una situación nunca antes vista. Estamos pasando un poco más de tiempo  con nuestra familia, mucha gente está leyendo, la gente está metida en las redes sociales, muchas otras están metidas con las cosas cotidianas de la casa, pero bueno, estamos entrando en un momento de una circunstancia complicada.

Algo que me parece importante compartir con ustedes, es que somos una generación de mexicanos que provenimos de grandes revoluciones, en donde estas han sido de sacrificios, en donde el mexicano apenas ha tenido lo necesario  para comer, frijoles, tortillas, agua, lo que sea. Ese ha sido México.

México ha sido producto de luchas intestinas desde hace mucho, mucho tiempo, en donde, a lo largo de ese tiempo hemos logrado libertades, democracia, hemos logrado mejorar nuestras condiciones de convivencia, mejorar nuestras condiciones de vida, no obstante, no ha sido fácil, todo se ha ganado en grandes luchas y grandes batallas. Y ahora no es la excepción.

Estamos frente a la lucha por la vida; Señoras y señores, amigas y amigos, compañeros, estamos en la lucha por mantener la humanidad entera, estamos en la lucha por mantener a nuestra gente, a nuestros seres queridos, y eso tiene que ser lo más importante. No perder la fe, tener mucho compañerismo, mucha solidaridad, muchas precauciones plenas a lo que estamos viviendo, mucho amor, mucho ánimo por delante.

Y eso es lo que yo quiero decirles a ustedes; me toco estar en un momento tan difícil como fue el terremoto del 85, tuve la oportunidad de ver y participar en una situación difícil de mucho dolor del pueblo de México. Más de la Ciudad de México, en donde vimos como salían a las calles amas de casa que te daban una agua, te daban un taco, te daban la oportunidad de guarecerse en un lugar seguro,  tuve la oportunidad de ver como salían señoras y señores, a  jugar el papel de tránsito para evitar los choques, porque no había semáforos, porque estaban fugas de gas, de agua  por todos lados, incendios por todos lados, y no terminaba de temblar la tierra.  Pero vi un México fuerte, decidido a todo, a cubrirse, a defenderse y,  a tenderse la mano.

Hoy estamos ante una situación similar, debemos tendernos la mano, a cuidarnos entre todos, cuidarnos nosotros, es para cuidar a los demás, y por eso tenemos que ser muy responsables y no tenemos por qué  ser miedosos, ni tener temor a una situación de esta naturaleza, en un momento como el que estamos viviendo, lo que menos debemos de tener es temor, sino tener fuerza para salir adelante, entereza, vigor, energía, y mucha fe, tener mucha fe en que vamos a salir adelante.

Lo que hoy necesitamos es conmover nuestras conciencias, tendernos la mano, tocarnos el hombro, no de manera física, porque es cuando más nos debemos de cuidar, sino  cuidarnos entre todos, el cuidarnos a nosotros mismos es cuidar a los demás, debemos tener mucha claridad de lo que representan estos momentos, por eso mi solidaridad plena a todos aquellos, servidores y funcionarios públicos, que hacen  su mayor esfuerzo, para que podamos tener nuestros servicios básicos.

A los médicos, a las enfermeras, a todos esos servidores heroicos que están en los centros de salud, desde el pueblo hasta el hospital más importante, privados y públicos que están un noble esfuerzo por salvar vidas, al detener esta enfermedad. Esos héroes anónimos que hoy necesitamos más que nunca, tenemos que darles nuestro mayor reconocimiento y aprecio social, por lo que representan y por lo que están haciendo por la humanidad.

Quiero decirles, que ante eta situación, lo único que tenemos que hacer es, lo mismo que hicimos en el 85, lo que hicimos cuando se presentó la Influenza, todas estas catástrofes, que ha tenido el mundo pero que sale adelante, sin duda así fue la viruela, la tuberculosis, el sarampión, muchas de estas enfermedades  que no se sabía cómo remediarlas, y que así salieron y que así las enfrentamos.

Hoy  tenemos vacunas y  sabemos cómo cuidarnos de estas enfermedades, hoy son parte del pasado, y tenemos que evitar que regresen. Estamos en esos momentos críticos, y no  tengo la menor duda de que vamos a salir adelante, y vamos a salir todos juntos, todos como uno solo, como un solo equipo. Ese debe ser Chiapas, ese debe ser México”.  Ricardo Aguilar Gordillo.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.