La infantiloide justicia de la Cuatro T

Cuitláhuac
Los números de Cuitláhuac, en Veracruz el feminicidio disminuyó un 70%; claro, cambiaron los criterios y ahora matar una mujer es simple homicidio FOTO: WEB
Atrapan a 38 “feminicidas fantasmas”
Y asesinan a cuatro por un sombrero

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / NO SE sabe si es por inexperiencia o cinismo, pero a las Fiscalías Estatales de la Cuarta Transformación, incluida la General de la República, pareciera no importarles la aplicación de la justicia que es el principio supremo del derecho. Hay como la intención de seguir viendo a la sociedad menor de edad, de engañarla con cuentos sin sustento emanados de una imaginación limitada, y en ocasiones con ocurrencias tan irrisorias como el mensaje que este jueves publica el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez asumiendo la defensa de la encargada de la Fiscalía Estatal, Verónica Hernández Giadáns –como si ella no fuera capaz de arrogarse su propio fundamento-: “Ahora no hay impunidad y las investigaciones de la @FGE-Veracruz dan resultados: 38 detenidos durante febrero por agresiones a mujeres y feminicidio, y 12 por secuestro”, aunque tuvo el tino de aclarar, consciente de que de plano se la restiró: “Fueron delitos cometidos en ocasiones anteriores y de este mes. #SeAcabóLaImpunidad”, y a decir verdad, ni García Jiménez se cree semejante embuste, como cuando dijo irresponsablemente en base a las cifras que le aporta la fiscala que en el mes de Enero solo se registraron 3 casos de feminicidio, ocultándole que desde el mes pasado el organismo presuntamente autónomo dejó de clasificar los asesinatos de mujeres como tales, por lo que Estela Casados, coordinadora del Observatorio Universitario de Violencias contra las Mujeres le tuvo que aclarar que Hernández Giadáns violó tratados internacionales al no investigar de manera inicial los asesinatos de mujeres en Veracruz como feminicidios, y en ese tenor ilustró al titular del Ejecutivo del Estado que en Enero se reportaron 53 casos de agresiones que van desde violencia física hasta sexual e incluso psicológica, y que en el mismo periodo se registraron 30 casos de desaparición de mujeres y niñas, de los cuales al menos 10 podrían ser considerados como feminicidios. Lo cierto es que en Enero hubo 15 asesinatos de mujeres, como los quieran clasificar los de la cuarta que en aras de tapar el sol con un dedo determinaron, por sus pistolas, dejar de clasificar los asesinatos de mujeres como feminicidios a pesar de la postura de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que dice lo contrario.

PERO VERACRUZ no es el único caso. En puebla, Gilberto Higuera Bernal, quien este jueves fue ratificado como Fiscal General de aquella Entidad tras permanecer como encargado del despacho desde Septiembre del 2018, cuando el, entonces, titular Víctor Carrancá Borguet pidió licencia para separarse del cargo por motivos personales, algo que desean repetir en Veracruz, también vive sus pifias. Y eso que Higuera Bernal no es un improvisado, por el contrario, se ha desempeñado como subprocurador de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo de la desaparecida PGR de 2003 a 2006 y de 2015 a 2018 –tanto en un régimen panista que fue el de Vicente Fox Quesada como en el priista de Enrique Peña Nieto-, además de director de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Seguridad Pública Federal y Procurador General de Justicia del Estado de Sinaloa, allá donde gobiernan los hijos de Joaquín Archibaldo Guzmán Loera, mejor conocido como “El Chapo”. El nombramiento como Fiscal Estatal se le da, muy a pesar de que el diputado del PT, José Juan Espinosa, pidió aplazarlo una semana en señal de luto por el multihomicidio de tres estudiantes y un chofer de Uber ocurrido en Huejotzingo. Nada valió, y el sinaloense, doctor en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y maestro en Derecho Constitucional y Administrativo se quedó con el puesto avasallando a sus contrincantes a modo, en este caso Guadalupe González Vargas que no obtuvo ningún voto, y Maricela Pichón Acevedo quien sólo logró uno, mientras que Gilberto Higuera Bernal se embolsó 38 sufragios ya negociados previamente.

Y HASTA ahí todo iría bien, a no ser por la versión infantiloide de Higuera que ha dado la vuelta al País y al mundo, de que a los tres estudiantes de medicina y al chofer de Uber los asesinaron por un sombrero, lo que no convence ni a los poblanos y mucho menos a las familias y a la comunidad estudiantil que tomó universidades y marchó por las calles en demanda de justicia. De hecho, el nuevo Fiscal admite que hay dificultades para investigar los delitos en Puebla, y acaso por ello propuso crear 25 unidades especializadas para atender el mismo número de delitos estipulados en el Código Penal, aunque en tiempos de austeridad republicana, que está por encima de las guarderías para niños de madres que trabajan; de la adquisición de medicamentos para combatir el cáncer o padecimientos de VIH o incluso, para atender la inseguridad, es difícil que se lo autoricen, lo que sin duda permitirá a la delincuencia seguirse apoderando de la otrora Ciudad de los Ángeles. Y es que en aquella Entidad se han perpetrado, al igual que en Veracruz, crímenes horrendos contra jóvenes –hombres y mujeres estudiantes-, acaso porque allí se asentaron las bandas de huachicoleros que al ser combatidas buscaron otras alternativas. Higueras de entrada dice que es necesario un aumento del 30 por ciento al presupuesto de la FGE, algo que no le autorizarán, y menos cuando sus argumentos en torno a la criminalidad son tan simples como matar brutalmente a cuatro jóvenes, entre estos una mujer, “por un sombrero”.

PORQUE ASI lo dijo: las primeras líneas de investigación sobre el asesinato de los estudiantes universitarios Ximena, José Antonio, Francisco Javier, así como del conductor de la plataforma Uber, Josué Emanuel se derivó tras una discusión por un sombrero durante su visita al carnaval de Huejotzingo, y el sombrero azul (que pertenecía a Ximena) fue encontrado en la revisión realizada el martes por la noche en uno de los inmuebles cateados de Santa Ana Xalmimilulco. Y el punto lo asume a partir de que Ximena Quijano fue quien presentaba más signos de violencia en su cuerpo, ya que los probables responsables de ese crimen se encontraban bajo los efectos de una droga conocida como “cristal”, según dice.

PERO HAY un dato que llama la atención y es el siguiente: más rápidos que el “Chapulín Colorado”, los sabuesos de Higuera Bernal fueron directo a tres casas de seguridad que operan en aquella zona donde encontraron el auto robado y las pertenencias de los ejecutados, entre éstas el sombrero, y uno se pregunta: ¿Por qué tan rápido? ¿Qué acaso ya sabían de la existencia de esa banda de malandros y nadie previamente los investigó y detuvo, y simple y llanamente los dejaron ser y hacer con las consecuencias descritas?. Nadie desea pensar que existen complicidades entre las autoridades y los grupos criminales, pero cuando la presión social se ejerce, el esclarecimiento de hechos es apresurado y las deducciones en torno a los crímenes inverosímiles. En fin, es la cuarta transformación y sus métodos mágicos, como en Veracruz donde se detiene a casi todos los feminicidas y secuestradores del Estado y nadie sabe dónde están, porque no son presentados a los medios, acaso porque no tienen a nadie. Así de simple. OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.