Violaciones y asaltos en casas abandonadas de Pemex en Nanchital

Casas
En las casas abandonadas de los trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Nanchital, ocurren violaciones sexuales a mujeres y también asaltos constantes, porque estas propiedades se han convertido en refugio de maleantes FOTO: FRANCISCO DE LUNA
- en Carrusel, Estatales

Francisco de Luna / Xalapa, Ver. En las casas abandonadas de los trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Nanchital, ocurren violaciones sexuales a mujeres y también asaltos constantes, porque estas propiedades se han convertido en refugio de maleantes.

Y ante la problemática social, la presidente municipal, Zoila Balderas, informó que han solicitado el apoyo de la empresa Pemex para que analice cómo atender estas situaciones adversas, pero mientras tanto urge la vigilancia por parte de Seguridad Física.

De acuerdo con la alcaldesa son un promedio de 30 casas que están deshabitadas y estas construcciones abarcan tres cuadras y se ubican en la entrada de este municipio ubicado en la zona sur del Estado de Veracruz.

Fue en la década de los 80 cuando estas viviendas estuvieron albergando a familias que trabajaron en la industria petrolera, pero a raíz de los hechos de inseguridad y cambios de sus centros de trabajo, varios propietarios dejaron en el abandono a las casas.

Ahora se han convertido en sitios de inseguridad porque ahí han ocurrido violaciones a las mujeres, así como asaltos.

La alcaldesa, indicó que eso ha generado preocupaciones por ello han expuesto el tema a los directivos de Pemex, pero han sido ignorados, por esa razón solicitarán el respaldo del Gobierno Estatal para que intervengan ante la empresa y se renten o den en comodato estas propiedades.

«Es peligroso porque ahí asaltan. Ya hemos metido oficio a Pemex y no hay respuesta. Es la entrada a Nanchital, cómo es posible que estén de ese modo. Son casas enmontadas, ya no tienen ventanas, ya no tienen nada».

También explicó que como Ayuntamiento requieren esas casas para proyectos sociales que tiene el municipio, que podrían ser rehabilitadas, pero Pemex no autoriza la entrada.

«No las demuelen, las tienen abandonadas. Algunas veces las mandan chapear, pero al no tener viviendo a nadie, se quedan en el abandono y la maleza vuelve a crecer. Es un foco rojo de inseguridad».

Zolila Balderas comentó que desde el Ayuntamiento de Nanchital y Coatzacoalcos han enviado oficios a Pemex para que atienda la problemática, pues ambos municipios enfrentan el mismo problema de casas abandonadas.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.