Recuerdo de San Luis Potosí

Potosí
Centro histórico de la ciudad de San Luis Potosí FOTO: WEB
- en Opinión

Jorge Díaz Bartolomé / Recorrer las ciudades Patrimonio Mundial es enriquecedor, nutre de conocimiento, alegra la vista, conforta el alma, ante el descubrimiento de innumerables detalles a nuestro alrededor. Recientemente la agrupación Xalapa Antiguo visitó el centro histórico de San Luis Potosí, para conocer su historia. Dos días no fueron suficientes para recorrer museos, plazuelas y barrios, no obstante, la meta se cumplió, logrando resumir aspectos verdaderamente interesantes en la breve estancia. El centro histórico de San Luis Potosí fue declarado por la Unesco en 2010 Patrimonio Cultural de la Humanidad, por formar parte del itinerario cultural del Camino Real de Tierra Adentro, utilizado entre los siglos XVI y XIX para transportar la plata de los estados mineros, la evangelización, logrando con ello un intercambio cultural, transmitido hasta nuestros días.

La Caja Real es un edificio virreinal que fue construido en la segunda mitad del siglo XVIII, teniendo la función de recaudar el quinto de los metales que le correspondía a la Corona Española; el inmueble es propiedad de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. La Caja Real fue el sitio idóneo para escuchar la conferencia de la Dra. María Isabel Monroy Castillo, Cronista del municipio de San Luis Potosí y miembro de la Academia Mexicana de Historia. La magistral ponencia se desarrolló de manera cronológica, desde la época prehispánica, las siete órdenes religiosas que fundaron los primeros barrios, la época virreinal, el auge minero, la Reforma, la Revolución, hasta abordar los sucesos que marcaron el siglo XX. La enriquecedora ponencia nos ayudó a entender el porqué de la conservación del centro histórico y el explosivo desarrollo de la capital, debido a la creación de siete ciudades industriales, construidas en los últimos setenta años.

Durante las visitas guiadas, la agrupación visitó importantes edificios históricos, algunos de ellos catalogados como Patrimonio de la Nación, entre ellos la Catedral Metropolitana, la cual tiene en su fachada los esculturas de los doce apóstoles tallados en mármol de Carrara, copias fieles de las que se encuentran en el interior de la Basílica de San Juan de Letrán, en Roma. En su interior se ubica un Ciprés de dos cuerpos de estilo neoclásico, el primero alberga la imagen de San Luis Rey de Francia, Patrono de la ciudad y en el segundo, a Nuestra Señora de la Expectación.

La Plaza de Carmen congrega cuatro importantes edificios históricos: el Teatro de la Paz, inaugurado en 1894, de estilo neoclásico, construido en cantera y actualmente es un símbolo para la ciudad. El Museo Nacional de la Máscara, una mansión construida en la última década del siglo XIX, vendida finalmente al general Bernardo Reyes, un militar allegado a don Porfirio Díaz. El Templo del Carmen, fue construido por los Carmelitas Descalzos a partir del año 1735 y concluyéndolo en 1764. En sus mejores años, el complejo conventual de la Orden tenía una gran huerta, donde ahora es la Alameda Central, el impresionante retablo en su interior es una obra del arquitecto Francisco Eduardo Tresguerras; el claustro desapareció y en su lugar se construyó a finales del siglo XIX un nuevo edificio; actualmente alberga el Museo del Virreinato.

En la Plaza Fundadores se encuentra el antecedente más antiguo de la educación superior en San Luis Potosí, el Colegio de la Compañía de Jesús, fundado en 1623, mismo año en que la Orden se estableció en San Luis. Los templos del complejo conservan su fachada original, el colegio fue el que sufrió remodelaciones, a partir del siglo XVIII. Actualmente alberga un museo de sitio y es sede de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

El templo y convento de San Francisco se le debe a la primera Orden en llegar a estas tierras, aunque de su estructura primigenia queda muy poco, se puede admirar el legado artístico y arquitectónico de los franciscanos del siglo XVIII, mencionando la Capilla de Aranzazú como su obra cumbre. Los recursos destinados para su construcción, se le debe a la sociedad vasca establecida en San Luis Potosí.

Los barrios, pintorescos y provincianos, donde surgen leyendas y canciones, como “Acuarela Porosina” de Pepe Guízar, interpretada por el “charro cantor” Jorge Negrete, haciendo mención al barrio de San Miguelito; que en realidad no habla mucho de San Luis Potosí, pero sí de los estados vecinos. San Luis Potosí es un ejemplo de conservación y de limpieza, donde las personas con capacidades diferentes pueden transitar sin ningún problema por sus banquetas, donde la señalética y nomenclatura está perfectamente presentada. Por esto y más, San Luis Potosí siempre te llevaré en mi corazón. Hasta siempre.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.