¡En Morena hay hambre de poder!, prueba de ello es que hay dos dirigencias

Morena
Bertha Luján y Yeickol Polevnski FOTO: WEB

El hedor ya es muy fuerte en Morena, tanto así que ya llegó hasta las oficinas del mandamás de Palacio Nacional. La obcecación de Yeickol Polevnski y la desmedida ambición y hambre de poder de Bertha Luján han llevado al partido que llevó al propio Andrés Manuel López Obrador a la presidencia, a un callejón sin salida. La amiga de Raúl Salinas, Yeickol Polevnski, tachó de mezquino al “grupito” que está obsesionado en quedarse con la dirigencia de Morena.

En contraparte, Bertha Luján ha dado un golpe de Estado, donde ha quedado al frente de manera interina uno de sus incondicionales. La situación ya se ha salido de control, tanto así, que el propio presidente de México ya ha señalado reiteradamente que, si continúan con sus pleitos chilatoleros, él se vería en la necesidad de abandonar a Morena.

Y es que Morena se ha convertido en una versión del PRD en los tiempos de jauja, donde los peores enemigos eran los propios líderes del partido, quienes luchaban a muerte por conservar sus parcelas de poder. De manera que el mensaje que está mandando Morena a la sociedad mexicana no es muy positivo, ya que dan a entender que primero están sus propios intereses y luego los de la militancia.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.