Luisa María Alcalde, entre agradar a su padre, asesor de Cepeda, o respetar la legalidad en el SNTE

Alcalde
Luisa María Alcalde y su padre Arturo Alcalde Justiniani FOTO: WEB

Arturo Alcalde Justiniani no es ningún improvisado, conoce a la perfección su trabajo, ha sido asesor legal de diversas directivas sindicales, entre las que se cuentan la del Seguro Social y de pilotos, de sobrecargos, de la Universidad Autónoma Metropolitana, Chapingo y el Colegio de México. Ha colaborado también con los sindicatos del Banco de Comercio Exterior, Nafinsa, Met Life y muchos más. Según en palabras de Teresa de Jesús Paz y Puente Florido, exsecretaria del padre de la actual titular de la Secretaría del Trabajo y previsión Social, este oscuro personaje recibe más de 600 mil pesos mensuales.

«Eso me consta porque los sindicatos sí le pedían facturas, las cuales yo realizaba, por lo tanto se perfectamente cuánto cobra al mes. Y a pesar de tener esos ingresos tan altos, a sus trabajadores les paga un sueldo de miseria», eso declaró su exsecretaria, quien después de trabajar en su despacho más de 14 años, no le dio las prestaciones que por ley le correspondían. Pues resulta, que el día del consejo amañado de Alfonso Cepeda Salas, Arturo Alcalde Justiniani se plantó con sus abogados para darle asesoría a la camarilla de Cepeda Salas. En otras palabras, es el asesor estrella de Cepeda Salas.

Qué acaso el señor presidente, Andrés Manuel López Obrador, desconoce el parentesco que existe entre Alcalde Justiniani y Luisa María Alcalde Luján, eso, donde quiera, se le llama conflicto de intereses. Y es que, a esta familia, ya les figurara donde se parte el queso; su otra hija, Bertha, está como secretaria adjunta en Seguridad. Por cierto, la esposa de Alcalde Justiniani, Bertha Lujan es la que quiere ocupar el puesto de Yeidckol Polevnsky. Así que tenga la seguridad que Luisa María Alcalde Luján, se encuentra en una encrucijada, entre agradar a su millonario padre, o exigirle a Cepeda Salas que se apegue a la legalidad y tome el parecer de los maestros de piso.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.