Verónica, la fiscal espuria y Guadalupe, “La Jefa” de los Zetas, son parte de una «familia muégano»; en el sur nadie cree los de los 30 años de no verse

Fiscal
Verónica Hernández Giadáns y Guadalupe Hernández Hervis FOTO: WEB

Son muchos los sectores de la sociedad los que piden la salida de Verónica Hernández Giadáns de la Fiscalía; muchos los que no pueden entender cómo una persona que tiene parientes Zetas puede impartir justicia en el estado de Veracruz. Verónica Hernández Giadáns dice de manera muy correcta que ella no es responsable de las acciones de sus familiares, pues ella sólo se hace responsable de lo que haga, «de mis actos y de mis palabras». Para deslindarse de su prima Guadalupe Hernández Hervis, “La Jefa”, la fiscal espuria asegura que tiene 30 años que no tiene trato con ella.

Sin embargo, varios residentes del sur de Veracruz se pusieron en contacto con Libertad bajo Palabra para asegurarnos que eso es mentira. «Ellos son una familia muégano»; «son una bola de rateros»; «sigan la pista de su hermano, es un ladrón con notaría»; «además recuerde que ella se metió con Fernando García Barna, que era un hombre casado».

Por cierto, ¿y qué es una familia muégano? Buscando en internet leemos: «Se conocen como ‘familias muégano’ a aquellas que toman el tiempo para compartir, no sólo actividades, sino para acompañarse aún en la distancia». Es revelador el reportaje de Ignacio Carvajal, quien señala que el padre de Verónica la fiscal espuria y de Guadalupe, “La Jefa” de los Zetas, iniciaron empresas juntos. De modo que la gente del sur de Veracruz sabe que Verónica y Guadalupe se veían con mucha regularidad.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.