Calla la Fiscal ante crimen en Atzalan

Espuria
Xalapa, Ver. La encargada de despacho de la Fiscalía General del Estado (FGE), Verónica Hernández Giandás FOTO: LUIS AGUILAR/FOTOVER
Exigen que comparezca titular de SSP
Asesinato alevoso de niña y su abuelo

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / NADIE DESEARIA que la Policía Estatal –pese al descrédito de infinidad de elementos y comandantes de esa corporación- fuera responsable del asesinato de una niña de 11 años y de su abuelo materno en la comunidad Tepetzintla, municipio de Atzalan, porque las fuerzas del orden no están para eso sino para cuidar a la sociedad, y en ese tenor, no estaría de más que la inactiva Fiscalía General del Estado –que al parecer solo actúa cuando se lo ordenan de Palacio-, citara a comparecer a los uniformados que participaron la mañana del jueves en un operativo, dizque para capturar maleantes, resultando heridos cuatro gendarmes con lesiones leves y, en cambio una menor y su abuelo muertos por certeras balas disparadas por los integrantes de la Secretaría de Seguridad Pública, la menor en la cabeza. Y es que hay versiones muy graves que involucran a los elementos, ya que de acuerdo a la señora Genoveva N., esposa del ahora occiso y abuela de la menor, a su nieta, sin deber nada, le dieron muerte como a aun criminal, pues el día de los hechos los policías patearon la puerta de su domicilio y se metieron a la fuerza, haciendo daño total a la familia ya que dos personas perdieron la vida, mientras afuera de la vivienda se escuchaban disparos sin saber la causa o motivo; la brutalidad policiaca, dice entre lágrimas en el sepelio de la niña y de su esposo, enlutó su hogar, y nadie dice nada, nadie se hace responsable del alevoso homicidio aun cuando se trata de una menor que a nadie causaba daño.

LO CURIOSO es que la FGE, también, mantiene silencio sepulcral en torno a los hechos. La Fiscal tal vez porque no se lo han ordenado sus jefes o patrocinadores (de Patrocinio), está encerrada a piedra y lodo en sus oficinas, en tanto Veracruz se enluta y crímenes alevosos siguen encajonados, como el perpetrado contra el ex diputado local y ex líder campesino y ganadero, Juan Carlos Molina, o el asesinato del tres veces alcalde de Paso del Macho, Rafael Pacheco Molina entre muchos, muchísimos más que se cometen con toda impunidad. Pero en Atzalan los pobladores están molestos, y culpan a la policía de la muerte del hombre de 63 años y su nieta, la menor de escasos 11 años de edad. Lo grave es que el Gobierno del Estado, de primera intensión, trató de ocultar los hechos a través de un boletín oficial, evitando señalar que las víctimas fueran una menor de edad y un adulto mayor, y sólo hizo referencia a dos civiles y las lesiones a cuatro policías. «El saldo del enfrentamiento fue de cuatro personas heridas y dos fallecidas, cuatro lesionados (un elemento de la Fuerza Civil y tres pertenecientes a la Policía Estatal), dos personas fallecidas (un hombre y una mujer)», refiere el documento de comunicación social de la SSP sin la mayor sensibilidad ni respeto a la familia afectada y, peor aun, sin ofrecer ningún tipo de ayuda a la familia.

Según relataron habitantes de aquella población, los hechos se registraron alrededor de la 1:00 de la mañana (y no a las cuatro como se dijo inicialmente) del jueves 9 de Enero, cuando los policías Estatales llegaron a la comunidad e ingresaron a varias casas gritando y amedrentando. La versión de los pobladores indica que los uniformados exigían a niños, mujeres y adultos mayores que les entregaran dinero y supuestas armas. Y es que, aseguran, en la comunidad tenían pocos días de haber cobrado el apoyo del programa Sembrando Vida del Gobierno Federal, por lo que consideran que ese dinero habría sido el motivo del ataque. Siguiendo el relato, difundido por el diario El Financiero, al menos cinco casas fueron saqueadas y destrozadas por personas que llegaron en camionetas, portaban armas largas y uniformes oscuros. Los pobladores señalan que esas mismas personas abrieron fuego sobre la casa de María Magdalena Herrera Cardeña, de 11 años de edad, y Bellarmino Cadena Cortés, de 63, quienes perdieron la vida, este último era muy apreciado por los habitantes de Tepetzintla, pues lo mismo apoyaba en la iglesia local que buscaba ayuda para los más necesitados, razón por la cual lo designaron coordinador en su pueblo del programa federal Sembrando Vida. Y según la versión de los pobladores, en las casas a las que los policías entraron, también, desapareció el dinero guardado producto de la siembra de árboles maderables y frutales.

LA ESPOSA del sexagenario asesinado se pregunta y reclama al lado de la tumba de su ser querido: «Es un apoyo que nos está dando el gobierno para sembrar… para sembrar muertos, ¿Vamos a sembrar vida o sembrar muerte?». No obstante, sobre este hecho, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez afirmó que unos delincuentes se refugiaron en la casa donde Bellarmino y María Magdalena perdieron la vida, aunque esa versión fue negada por los familiares de las víctimas, dejando al mandatario como un desinformado o experto en crear historia a favor.

GARCIA JIMENEZ no descarta que en el operativo haya habido algún tipo de error o falla, pero insiste en que cuatro elementos policiales resultaron heridos. Y apoyado en la información que le transmiten, refiere que el operativo comenzó a raíz de una llamada al 911 con el objetivo de detener a presuntos delincuentes, aunque los pobladores aseguran que los detenidos son gente conocida de la comunidad y dedicados al trabajo del campo. Actualmente uno de ellos sigue su proceso en libertad, mientras que los otros continúan detenidos. Los pobladores dicen esperar con miedo, sin saber si ellos serán las próximas víctimas de un operativo de la policía estatal. Así andan las cosas en materia de seguridad pública en Veracruz y nadie hace nada, sea o no error de cálculo, pues el Gobierno del Estado no se hizo cargo ni siquiera de los funerales de los fallecidos.

POR ELLO Omar Miranda Romero, coordinador de la bancada panista en el Congreso local exige a la Fiscalía General del Estado y la Dirección General de Asuntos Interinos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) iniciar una investigación contra los elementos que realizaron el operativo en Atzalan. “Hacemos un llamado enérgico para que se investigue a profundidad el operativo fallido de la Secretaría de Seguridad Pública en la que fue asesinada una niña en el municipio de Atzalan”. Y no le falta razón cuando sostiene que se debe investigar a los elementos que participaron en estos hechos, porque existe la preocupación de que no hayan actuado conforme a los protocolos y eso haya generado la muerte de estas dos personas. “Exigimos que se realice una investigación exhaustiva y dar con los responsables de los hechos ocurridos por parte de la Fiscalía General del Estado y de la Dirección General de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Pública, para verificar si el actuar de los directivos de la seguridad responde al protocolo de actuación policial para el uso de la fuerza”. El panista advierte que solicitarían en el Congreso local la comparecencia del titular de la SSP, Hugo Gutiérrez Maldonado, para que explique el operativo y cómo ocurrieron estos hechos. Así las cosas. OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.