Antonio Pola Navarro, subdirector de Recursos Materiales de Sesver deberá explicar su enriquecimiento ilícito

Pola
Antonio Pola Navarro FOTO: WEB
- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz / Antonio Pola Navarro, subdirector de Recursos Materiales de Sesver tiene mucho que explicar sobre las adjudicaciones directas a empresas creadas apenas en 2019. Ahí están los documentos, la Contraloría las puede verificar. Pola Navarro otorgó contratos a decenas de empresas que se crearon con un capital mínimo en 2019, se les adjudicaron contratos millonarios. Antonio Pola Navarro puso a trabajar a su parentela, a su novia Angélica también para crear empresas. El propósito era abrir estas empresas para adjudicarles contratos directos, ya que sabía que él sería el bueno en Recursos Materiales. Así, el cuñado de Pola Navarro, casado con su hermana Érika Pola, operó desde Puebla. A ellos se les adjudicaron directamente contratos por 35 y 40 millones de pesos. El lodo de la corrupción ya le llegó al cuello a Pola Navarro, quien en Recursos Materiales de Sesver ha hecho lo que ha querido. Este funcionario deberá explicar las muchas adjudicaciones directas que otorgó en los Servicios de Salud de Veracruz. También tendrá que explicar los muchos productos que se adquirieron con un oneroso sobreprecio; computadoras de 50 mil y 60 mil pesos, por ejemplo. Otra cosa que tendrá que explicar son los contratos de mantenimiento de equipo médico que otorgó de manera directa por cerca de 150 millones con proveedores impuestos por el jefe de Servicios Generales Abraham Molina. Gracias a ello Antonio Pola Navarro ha acumulado, en poco más de un año, una fortuna que a otros funcionarios corruptos les tomaría todo un sexenio. Pero él es muy hábil y sabe que mientras Cuitláhuac García mantenga ese vacío de poder, él podrá seguir impune.

El silencio espurio de la fiscal espuria; el asesinato de un adulto mayor en Atzalan y de su nieta de 11 años no merece investigación

En otros países el acto que policías estatales perpetraron en contra de la población de Atzalan hubiera significado la renuncia del titular de Seguridad Pública. En otros países democráticos, donde los ciudadanos son primero, la muerte de Bellermino Cardeña y de su nieta María Magdalena sería un escándalo de grandes magnitudes que pediría la intervención del presidente de la República. Pero en el gobierno de la Cuarta Transformación la muerte del abuelo y la nieta sólo son daños colaterales. Eso es lo que certifica la fiscal espuria, Verónica Hernández Giadáns, quien, en lugar de hacer justicia para las víctimas, prefiere guardar silencio para no molestar a los agresores. El periodista Carlos Jesús Rodríguez lo anota de esta manera en su columna: “LO CURIOSO es que la FGE, también, mantiene silencio sepulcral en torno a los hechos. La Fiscal tal vez porque no se lo han ordenado sus jefes o patrocinadores (de Patrocinio), está encerrada a piedra y lodo en sus oficinas, en tanto Veracruz se enluta y crímenes alevosos siguen encajonados, como el perpetrado contra el ex diputado local y ex líder campesino y ganadero, Juan Carlos Molina, o el asesinato del tres veces alcalde de Paso del Macho, Rafael Pacheco Molina entre muchos, muchísimos más que se cometen con toda impunidad”.

Granja Porcicola Los Pinos, contaminación que no cesa; todos los desechos al río Actopan; ni Emiliano Zapata ni Actopan hacen nada

Es triste decirlo, pero la gente se acostumbra a la porquería más pronto que a la comodidad. Los vecinos de El Lencero, comunidad perteneciente a Emiliano Zapata ya se acostumbraron a los olores fétidos que despiden de la Granja Porcícola Los Pinos. Por ejemplo, va uno a un restaurante con balneario que queda a pie de carretera, pide uno un desayuno y de repente llega el olor de los marranos. Pregunta uno al mesero por el fétido olor y éste contesta, como si fuera poca cosa, que el olor viene de la granja de cochinos, pero que ellos ya están acostumbrados. Entonces hay que comer los huevos rancheros aspirando las heces de los puercos de esa granja. Pero eso podría ser lo de menos. Como se ha documentado por medio de videos grabados en la granja no existe planta de tratamiento para aguas residuales. Antes bien, sólo hay un desagüe que conduce los residuos hacia un canal que se ha ido abriendo paso hasta el río Actopan. De modo que las aguas de este río, que desemboca en el mar, es contaminado por la Granja Porcicola Los Pinos. ¿Qué han hecho las autoridades de Emiliano Zapata y Actopan? Antes, estos que ahora gobiernan decían que los gobiernos municipales recibían su mochada de dinero para quedarse callados y no hacer nada. Ahora esos que criticaban tal situación están gobernado y qué hacen. Tampoco nada. ¿Debemos creer que también están recibiendo su mochada?

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.