Los pilares de Cuitláhuac

Cuitláhuac
José Luis Lima Franco, Zenyazen Escobar, Juan Javier Gómez Cazarín y Éric Patroccinio Cisneros Burgos FOTO: WEB
- en Opinión

Filiberto Vargas Rodríguez / 

Prefacio.

La carrera política de Miguel Ángel Osorio Chong pende de un hilo. *** El otrora poderoso secretario de Gobernación, quien ya se veía luciendo la banda presidencial, encabeza un reducido grupo de senadores priistas que regatean el sentido de su voto, para conseguir algunas prebendas de la bancada mayoritaria, conformada por los legisladores de Morena. *** Cuando Javier Duarte enfiló sus ataques en contra del extitular de Gobernación, éste entendió que en su actual situación no podría soportar un nuevo escándalo, por lo que decidió jugarse lo poco que le quedaba de capital político, todo, en una sola mano, en un bluff, para callarle la boca al exgobernador de Veracruz. *** “Ya traté el tema con el Presidente, Miguel. Te manda a decir que él no tiene compromiso alguno con (Javier) Duarte. No te preocupes, vamos a avanzar en los acuerdos”, le comentó Ricardo Monreal al senador priista, cuando éste amagó con romper los tratos, pues estaba convencido de que el golpeteo de Duarte era “patrocinado” desde Presidencia. *** A Javier Duarte le cancelaron las vías de comunicación con el exterior del reclusorio (de las que -muchos opinaban- estaba abusando) y el pasado sábado el juez de control Juan Carlos Ramírez Benítez rechazó la petición de sus abogados, de que se le concediera libertad condicional o la prisión domiciliaria, por lo que deberá segur en prisión, hasta que se resuelva su apelación contra la sentencia de 9 años impuesta por los delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa. *** Para sustentar su dicho de que no se fugaría si le cambiaban la medida cautelar, Javier Duarte argumentó que la ocasión anterior en realidad no se fugó, sino que atendió a una “instrucción presidencial”, que le habría hecho llegar el propio Osorio Chong. *** Explicó que el entonces secretario de Gobernación incluso le “arregló” una entrevista en Televisa, con el periodista Carlos Loret de Mola, para simular que pediría la renuncia de forma voluntaria. “Yo dije en la entrevista que me iría para enfrentar los cargos en mi contra. No era verdad. Todo estaba arreglado. Las preguntas estaban acordadas. Me pidieron que diera motivos distintos a los reales”, le dijo Javier Duarte al juez. *** Pero ese no fue el único acuerdo. Javier Duarte narró que la mañana del 13 de octubre de 2016 un funcionario de Gobernación le llamó para sugerirle que “por su seguridad” abandonara su domicilio y el estado de Veracruz. *** “Nunca pasó por mi mente, ni antes ni ahora, sustraerme de la acción de la justicia. Nunca ha sido así. Yo me fui a Guatemala por instrucciones del régimen federal de ese momento. No por otra cosa”, afirmó. *** Al final, por advertir que los acuerdos a los que hacía referencia eran ilegales, el juez decidió no variar la medida cautelar de prisión, que se mantendrá hasta que se resuelva la apelación presentada por los abogados de Duarte contra su sentencia. *** Muchos datos más saldrán a la luz en breve, y tiene preocupados a quienes en aquel entonces ocupaban cargos relevantes en el gobierno federal. No hay plazo que no se cumpla.

* * *

Empieza el año y los objetivos del gobierno estatal son cada vez más claros.

La administración de Cuitláhuac García debe fortalecer sus medidas de control del gasto (no se trata de no gastar, sino de hacerlo de forma inteligente); tiene que mejorar -a pesar de que al final del 2019 las cifras fueron positivas- las tareas de prevención del delito; requiere que se mantenga la percepción de gobernabilidad, y para ello es importante que se construyan puentes de comunicación con todos los actores políticos, sin importar colores.

No son tareas sencillas, pero la buena noticia es que el gobernador parece haber encontrado su alineación ideal, con fuertes operadores en las áreas de mayor exigencia.

Luego de cumplir su primer año de gobierno, se puede percibir que Cuitláhuac García sostiene su proyecto en cuatro grandes pilares: Éric Cisneros, al frente del gabinete de seguridad; José Luis Lima Franco, a cargo de las finanzas estatales, y los dos personajes en los que tiene depositada toda su confianza: el secretario de Educació, Zenyazen Escobar, y el Presidente de la Junta de Coordinación Política en el Congreso local, Juan Javier Gómez Cazarín.

El desempeño de secretario de Gobierno en este primer año ha sido, por decir lo menos, polémico. No es alguien que calle lo que piensa y eso ha provocado numerosos debates en los medios. Tiene, sin embargo, un férreo control en el ámbito de la seguridad. No es alguien que le rehuya a las responsabilidades y los números difundidos por el Consejo Nacional de Seguridad, al final del año pasado, colocan a Veracruz en mejores condiciones que otras entidades con su densidad demográfica o su extensión territorial.

José Luis Lima es poco afecto a los medios, pero cuando tiene que salir a explicar lo que sucede en el ámbito financiero, lo consigue con mucha claridad. Mientras en el 2016 el gobernador en turno se rasgaba las vestiduras declarando una “emergencia financiera”, dos años después, sin tanta estridencia, el gobierno de Cuitáhuac García sorteó el campo minado que se encontró al asumir cargo. Hoy se pagan puntualmente las obligaciones del gobierno estatal y se trabaja para dar solución a la cartera vencida que dejó Javier Duarte y que Yunes Linares se negó a atender. En este año Veracruz volvió a renegociar la deuda, ahora en mejores condiciones y sin negocios “en lo oscurito” con despachos privados.

En el ámbito político, el gobierno de Cuitláhuac García descansa en la capacidad de concertación de dos de los personajes con mayor afinidad en la actual administración. Zenyazen Escobar es quizá uno de los miembros del gabinete con más experiencia y conocimiento. Ha tendido puentes con las organizaciones sindicales del magisterio, pero además se ha dado tiempo para buscar consensos en temas que al gobernador le interesan.

Ya en este mismo espacio se han enumerado los importantes acuerdos que ha construido Juan Javier Gómez Cazarín. Había quienes dudaban de su capacidad, pues no lo conocían en ese terreno, pero en estos momentos tiene una agenda plagada de “palomitas”, en los encargos que le ha hecho su jefe político y amigo personal, Cuitláhuac García. Presupuestos, magistrados, fiscalías, y muchos otros temas que lucían complicados y que fueron resueltos mediante el diálogo, con negociación política, sin los cañonazos de billetes que se estilaban en otros gobiernos.

Con la ayuda de estos cuatro elementos, el gobernador de Veracruz obtuvo un balance positivo en su primer año, pero… faltan otros cinco años.

Los retos serán cada día más difíciles y en cada un de ellos se pondrá a prueba la lealtad con el proyecto que los tiene gobernando.

* * *

Epílogo.

Volvió Andrés Manuel López Obrador a tierras veracruzanas. Este domingo estuvo en Huayacocotla, para dialogar con las comunidades indígenas. En esta ocasión, como lo ha hecho siempre que visita Veracruz, destacó la principal virtud que le reconoce a Cuitláhuac García Jiménez: “Aquí en Veracruz tenemos la gran ventaja de contar con un gobernador honesto como Cuitláhuac, muy diferente a lo que había. ¿Para qué recuerdo lo que había?, es preferible olvidar, pero ya afortunadamente hay un buen gobernador, sobre todo honesto, en Veracruz”. *** Este lunes el PRI retoma una de sus más legítimas actividades: La conmemoración de la creación de la Ley Agraria, en 1915. La dirigencia tricolor de Veracruz y la Confederación Nacional Campesina (CNC) celebrarán un acto en el teatro Francisco Javier Clavijero del puerto de Veracruz. Bien.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.