Madres de desaparecidos, acaben con quienes las critican de guardar silencio; pero después salgan a reclamar al gobierno por liberar a los homicidas

Madres de desaparecidos acaben con quienes las critican de guardar silencio
Madres de desaparecidos, acaben con quienes las critican de guardar silencio; pero después salgan a reclamar al gobierno por liberar a los homicidas FOTO: WEB
- en Avenida Principal, Carrusel

Se ofenden algunas madres de jóvenes desaparecidos porque se sienten aludidas cuando señalamos el silencio ominoso que han guardado ante la liberación de quienes son responsables de las desapariciones de sus hijos. “Estúpido”, le dicen al autor de la crítica por ese silencio que guardan. “A mí con ningún dinero me compra el gobierno, periodista malnacido”, le refieren al mismo crítico. Qué bien, eso es lo que queremos, que no guarden silencio, que se sientan aludidas, ofendidas, agraviadas.

Acaben con ese periodista crítico que las acusa de guardar un silencio cobarde; un silencio cómplice con un gobierno que está liberando a los responsables de dejarlas “huérfanas” de sus hijos. Pero una vez que acaben con ese “malnacido” periodista vayan en tropel y reclamen al gobierno de Cuitláhuac García porque ya liberaron a Arturo Bermúdez Zurita, a Gilberto Aguirre Garza, a la “Chacala” y ahora a Roberto González Meza, el director de la Fuerza Civil, el que comendaba a los patrulleros que levantaron a sus hijos.

No hemos visto ningún plantón, ningún reclamo en la Plaza Lerdo. No hemos visto que tomen las oficinas de la Fiscalía como sí lo hicieron cuando Jorge Winckler era el fiscal. Con Verónica Hernández Giadáns, fiscal espuria, hay menos resultados, pero a muchos colectivos eso no les importa. Por supuesto, sí creemos que hay muchas madres que no se dejarían comparar, son la gran mayoría. Pero una minoría que las comanda, esas cobran por su silencio. Demuestren que el periodista que criticó su ominoso silencio está equivocado y salgan a reclamar para que les aparezcan a sus hijos. Si no lo hacen le están dando la razón a ese crítico malnacido.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.