¿Dónde quedó el espíritu navideño? Poco a poco se ha ido apagando

El espíritu navideño se va perdiendo
¿Dónde quedó el espíritu navideño? Poco a poco se ha ido apagando
- en Avenida Principal, Carrusel

Conforme pasa el tiempo las costumbres se van apagando. El avance de la tecnología, la falta de un buen sueldo y por lo mismo de un buen aguinaldo, a veces nos aniquila el espíritu festivo. Hace diez años las navidades eran diferentes, tenían otro aspecto. Desde que entraba el mes de noviembre el aire mantenía un olor a pino; ya en diciembre ese mismo aíre te acariciaba el rostro como si fuera la suave mano de la Navidad. Los niños de antes salían a cantar la rama, sin ningún miedo, sin ningún riesgo. Ahora no se debe dejarlos caminar solos bajo la obscuridad por miedo a que los secuestren o les hagan algún daño.

Hoy, desafortunadamente, las cosas son distintas. De cada veinte casas en la cuadra de una calle, cuando mucho unas cinco tienen luces navideñas. En los hogares se ha perdido la tradición por sacar el pino y adornarlo en familia; antes lo que era todo un reto para ver quien ponía más lucecitas y alumbraba más su hogar ahora no es más que un simple recuerdo vacío.

Las costumbres se han ido perdiendo. Con el paso de los años cada familia que ha perdido un familiar por culpa de la delincuencia y del mal gobierno, o por alguna enfermedad, no podrán disfrutar plenamente de la Navidad al faltar ese ser querido que ya no los acompaña. La Navidad se apaga, así como se apagan los focos cuando el polvo y el tiempo los invade.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.